LA MARCHA ATRÁS DEL BANCO CENTRAL EUROPEO

LA MARCHA ATRÁS DEL BANCO CENTRAL EUROPEO

En los artículos publicados en esta columna con fecha 15 de junio[1], y sobre todo, el del 18 de mayo de 2018[2], tuve ocasión de suscitar algunas dudas sobre el cumplimiento de las previsiones de inflación y crecimiento en la Eurozona para el conjunto de ese año, sobre la base de las cuales el Banco Central Europeo (BCE) puso fin prematuramente al programa de compras de bonos públicos y privados el 31 de diciembre de la citada anualidad.

Pues bien, el 7 de marzo de 2019 el BCE anunció que mantendría los tipos de interés en mínimos, incluyendo el de referencia, que se encuentra en el 0 por ciento, al menos hasta finales de tal año[3]. Esta decisión es significativa en primer lugar porque en el comunicado anterior, fechado el 24 de enero, indicaba que los tipos de interés se mantendrían estos niveles hasta el final del verano de 2019[4].

Más llamativa es la segunda novedad de política monetaria comunicada, relativa a la reactivación del programa de crédito dirigido o condicional para que los bancos presten a familias y empresas, y cuya última emisión de préstamos data de 2016.

¿A qué se debe este cambio de postura, tras haber dado punto final al programa de adquisición de deuda pública, y tras situar la tasa de inflación  en 2018 en el 1,8 por ciento, el  nivel más cercano desde 2012[5] al objetivo de cerca pero por debajo del 2 por ciento en el medio plazo?

En efecto, si bien la inflación en el conjunto del 2018 podía justificar el abandono de las medidas de política monetaria llamadas no convencionales, lo cierto es que las tasas de crecimiento del Producto Interior Bruto en la Eurozona empezaron a flaquear ya en el otoño de ese año, particularmente en Alemania e Italia, lo que se confirmó en enero de 2019, con los datos del cierre del ejercicio[6]. Tras varios años de fuerte crecimiento económico en la Eurozona, a finales del 2018 cayó la producción industrial en las tres grandes economías del euro (Alemania, Francia e Italia), lo que ha supuesto una tasa de -1,7 por ciento para el conjunto de la unión monetaria.  El PIB de Alemania e Italia se redujo en el tercer trimestre de 2018 en un 0,2 y 0,1, respectivamente.

Sin duda al país de Goethe le está afectando la desaceleración de la industria automovilística, y en general las tensiones comerciales, que tienen más repercusión en las potencias exportadoras. De ahí que las turbulencias geopolíticas entre Estados Unidos, Rusia y China, y la incertidumbre sobre la salida del Reino Unido de la Unión, son particularmente perjudiciales para Europa, la economía más abierta y competitiva del mundo.

En cuanto a Italia, la polémica sobre su presupuesto, inicialmente disparatado en cuanto a sus previsiones de ingresos y gastos, parece haber tenido efectos negativos sobre la inversión y en consecuencia, sobre la renta nacional.

En todo caso, el BCE ha recortado su previsión de crecimiento del PIB de la Eurozona para el 2019 del 1,8 al 1 por ciento, y de ahí el cambio o marcha atrás parcial en la política monetaria.

En conclusión, urge por un lado acordar rápidamente un presupuesto o capacidad fiscal para la Eurozona, ya que la próxima recesión podría llegar antes de lo esperado.

Por otro, hay que tener en cuenta que la inflación se está desacelerando respecto del 2018, pues en términos interanuales, es decir entre febrero de 2018 y febrero de 2019, se encuentra en el 1,5 por ciento[7], y por tanto alejándose del objetivo y del pico del 1,8 por ciento antes citado.

Por tanto, el BCE debiera reactivar el programa de compras de deuda soberana de la Eurozona si esta tendencia se consolida en el próximo trimestre, o bien valorar otras alternativas hasta ahora no utilizadas, como la adquisición de acciones, o la transferencia directa liquidez a los residentes de la zona euro, con la finalidad de impulsar la inversión y el consumo, y en última instancia el crecimiento y la inflación.

______________________________________________________________

[1] Véase “El Banco Central Europeo anuncia el fin del programa de compras”, en:  “https://www.fundacionsistema.com/el-banco-central-europeo-anuncia-el-fin-del-programa-de-compras/  [Accedido el 11 de marzo de 2019]

[2] Véase “Inflación, crecimiento y política monetaria”, en: https://www.fundacionsistema.com/inflacion-crecimiento-y-politica-monetaria/ [Accedido el 11 de marzo de 2019]

[3] Véase “Monetary policy decisions”, en: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2019/html/ecb.mp190307~7d8a9d2665.en.html [Accedido el 11 de marzo de 2019]

[4] Véase “Monetary policy decisiones” en: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2019/html/ecb.mp190124~5c00d09d5d.en.html [Accedido el 11 de marzo de 2019]

[5] Véase “Eurostat”, en: “https://ec.europa.eu/eurostat/tgm/table.do?tab=table&init=1&language=en&pcode=tec00118&plugin=1 [Accedido el 11 de marzo de 2019]

[6] Véase https://www.businessinsider.es/germany-and-italy-recessions-as-european-economy-slumps-2019-1?r=US&IR=T [Accedido el 11 de marzo de 2019]

[7] Véase https://www.ecb.europa.eu/stats/ecb_statistics/escb/html/table.en.html?id=JDF_ICP_COICOP_ANR [Accedido el 11 de marzo de 2019]