LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA PARA EL AVANCE DE LA CIENCIA: PRESENTACIÓN DE LA ESTRATEGIA 2019-2021

El pasado día 26 de noviembre celebramos dos actos de importancia estratégica para el futuro de la Asociación Española para el Avance de la Ciencia (AEAC). En primer lugar la Asamblea, la primera, en la que los socios allí presentes y aquellos que delegaron sus votos aprobamos las cuentas y ratificamos a la nueva junta directiva. Partiendo de la base que somos una asociación emergente y con (aún) poco respaldo social, se plantean tres retos: en primer lugar qué es la AEAC, en segundo lugar cómo queremos que sea en el futuro, y en tercer lugar, cómo se plasma todo esto en un programa y un itinerario. Y sobre todo, cómo llegamos a toda la ciudadanía con nuestros mensajes.

Para definir lo que es la AEAC cito una reciente conversación con Emilio Muñoz quien me recuerda cuál es nuestro mensaje central. Cito textualmente “La AEAC es una asociación CÍVICA que necesita a TODA LA CIUDADANÍA para reflexionar y proponer soluciones en las cuestiones críticas: cambio climático, pobreza infantil, empleo y juventud, sostenibilidad ambiental, sociedad digital y sus dimensiones: técnica, ética, social y política”. Cómo conseguir aterrizar esto en el terreno estratégico es lo que tenemos que conseguir buscando acciones innovadoras y la implicación de la sociedad, sobre todo si queremos que la AEAC sea, en el futuro, una asociación que fomente el valor de la ciencia y su uso responsable en políticas públicas, que promueva la educación en Ciencia y Tecnología para toda la ciudadanía y que inculque el pensamiento y el método científico. Queremos que la AEAC incremente el peso de la ciencia en política, favoreciendo no sólo una política basada en la evidencia, sino asesorando y participando en cuestiones críticas como las anteriormente citadas o las vacunas, big data, inteligencia artificial, blockchain etc. Y por último, queremos una AEAC que haga de la comunidad científica una fuente de inspiración para las futuras generaciones, es decir, que haga la ciencia atractiva a quien quiera dedicarse a ella. Esto sólo se consigue con un respaldo social amplio, con una implicación de la ciudadanía a todos los niveles y, por supuesto, con un ánimo de colaboración y altruismo que a mi modo de ver es esencial. Nosotros estamos aquí para que las personas que vengan detrás lo tengan más fácil.

Con respecto a la estrategia de la AEAC para los próximos 3 años, clave para captar e implicar socios en nuestras actividades, hemos identificado una serie de acciones donde cualquiera puede colaborar, bien sea participando directamente o coordinando grupos. La lista de acciones puede ser consultada aquí: https://aeac.science/acciones-estrategicas-de-la-aeac/ Digamos que la estrategia global es empezar a coordinar grupos civiles de [email protected]/[email protected] con los que, poco a poco, afianzar a la AEAC en la visión que describíamos anteriormente. Para ello esta asociación necesita conseguir un gran respaldo social, y por eso hemos debatido y aprobado en asamblea una nueva fórmula para atraer a más socios: podrán ser socios gratuitos las personas con edad menor o igual a 22 años así como las personas desempleadas, y se establece un único tipo de cuota de 45 € anuales. Os recuerdo que cualquier persona puede ser socia de la AEAC: cualquiera, sin excepción, y que ello te habilitará a participar activamente en nuestras actividades, como publicar en nuestra revista o proponer y coordinar proyectos relacionados con la ciencia y su difusión, entre otros.

Lo que todos tenemos que entender es que sólo desde la base de un gran respaldo social una asociación como la AEAC puede posicionarse allí donde queremos y tener capacidad de influencia sobre la voluntad política, de tal forma que en el futuro nunca más nos tengamos que ver en la situación tan desastrosa en la que una serie de decisiones políticas a mi modo de ver desafortunadas sumieron en el desastre a gran parte de la comunidad científica. Eso no puede volver a pasar y por eso su participación, ciudadano, ciudadana, es más importante que nunca. Y tenemos que ser conscientes a qué sociedad nos dirigimos: no hay más que echar un ojo a alguno de los datos de la encuesta de percepción social de la ciencia 2018, elaborada por Fecyt. Tal y como recogía el investigador del CNB Lluís Montoliu en su cuenta de Twitter (@Lluismontoliu), la Ciencia y la Tecnología interesan sólo al 16,3 % de las personas encuestadas, es decir a 1 de cada 6. Pero lo más grave es que un porcentaje elevado (40%) consideran que los perjuicios derivados de la ciencia son superiores a sus beneficios,  que el 43,4% piensan que los antibióticos no curan infecciones bacterianas, o que  el 79,2% no aumentaría el presupuesto en C y T si tuviese poder para ello.

Pero también podemos sacar conclusiones importantes, sobre todo al respecto de cómo recibe la ciudadanía la información científica. Esta llega mayoritariamente a través de la televisión y de las redes sociales (60-70%) lo que contrasta con otros medios de comunicación como los libros o la prensa escrita (3-6%). Tomemos nota, sesgos aparte, esta es a la sociedad a la que nos dirigimos. Sabemos cómo y a través de qué canales, sólo queda perseverar en el esfuerzo y esperar que lo que sembremos hoy dé sus frutos mañana. Si la profesión de científico sigue tan bien valorada pero aún tenemos esta brecha entre ciencia, tecnología y sociedad… ¿qué es lo que nos falta? No podría decírselo, pero seguro que en el trabajo del día a día de la AEAC y sus voluntarios tenemos la respuesta. Trabajemos en ella y por ella, porque sólo con una asociación cívica pro-ciencia fuerte podremos llevar la ciencia y la tecnología al lugar que se merecen en nuestro país.

 

* Borja Sánchez es Científico Titular del IPLA-CSIC y Secretario General de la AEAC.