¿Y SI HABLAMOS DE EMPLEO, DE EDUCACIÓN Y DE PENSIONES?

simancas150616

Las estrategias del Partido Popular y de Podemos en esta campaña coinciden en el objetivo de intentar orillar al PSOE y en la estrategia de evitar los temas que de verdad interesan a la mayoría de los españoles. El PP está haciendo la campaña del miedo: o yo, por malo que sea, o el caos podemita, que será aún peor. Podemos hace campaña sobre las expectativas de sus sorpassos electorales y sus pactos poselectorales, procurando camuflar la falta de definición ideológica y programática con alusiones abstractas e indeterminadas a la patria.

Unos y otros, junto a sus numerosos aliados naturales o circunstanciales en los medios de comunicación, están saturando el debate electoral con cientos de encuestas dudosas, tertulias de argumentario y mucho montaje “reality”, con niños haciendo de periodistas e “incrustados” para conocer la “verdadera personalidad” de los candidatos.

Poco importa que en las propias encuestas que alimentan y aderezan tales estrategias, los asuntos que aparecen como de interés prioritario para la ciudadanía sean bien distintos. Ni la macroencuesta macrococinada del CIS, ni las microencuestas macrococinadas de otras empresas señalan los miedos de unos, los sorpassos de otros, ni la “verdadera personalidad” de los candidatos como temas relevantes para determinar el comportamiento electoral de los españoles.

Claro que si en esta campaña habláramos fundamentalmente de empleo, de educación y de pensiones, que son los asuntos que importan a la mayoría, quizás aquellas estrategias electorales de PP y de Podemos podrían resentirse y hasta fracasar. Quizás si habláramos más de derechos laborales y menos de encuestas, muchos ciudadanos concluirían que votar PP no es una buena idea. Puede que si tratáramos más sobre el futuro de las pensiones y menos sobre las posibilidades del sorpasso, muchos ciudadanos llegarían a la conclusión de que Podemos no tiene respuestas a las preguntas relevantes.

Si asumimos que el empleo, la educación y las pensiones son los asuntos que más preocupan a los electores, la pregunta clave que habría de hacerse cada español ante el 26 de junio es la siguiente: ¿puedo poner mis derechos laborales, la educación de mis hijos y la pensión de mis mayores en manos de Rajoy y sus recortes? ¿Puedo ponerlos en manos de Iglesias y su mutable inspiración comunista-peronista-independentista?

Tenemos casi cinco millones de parados. Menos del 4% de los contratos que se firman son indefinidos a tiempo completo. Casi dos de cada diez trabajadores viven por debajo del umbral de la pobreza. Este sí que es un problema que merece atención, y no el de las obsesiones de los herederos de Anguita por los sorpassos.

El PSOE plantea 700.000 acreditaciones profesionales de urgencia para los jóvenes sin empleo ni formación; bonificación del 100% de las cotizaciones sociales para los contratos a parados de larga duración; 1.200 millones para nuevos empleos públicos en docencia, sanidad y servicios sociales; un plan contra la explotación laboral que penalice los falsos contratos a tiempo parcial y las horas que se trabajan y no se cobran; un nuevo Estatuto de los Trabajadores que recupere equilibrio en la negociación colectiva e impida despidos colectivos en empresas públicas y en empresas privadas con beneficios…

¿Qué plantea el PP? Continuidad en las políticas que buscan competir mediante costes salariales baratos y devaluación de derechos de los trabajadores. ¿Qué plantea Podemos? Si leemos al comunista Garzón, salir de la UE y del euro. Si escuchamos a Domenech, la independencia de Cataluña. Si vemos a Iglesias, la sustitución de las élites corruptas por las nuevas élites patrióticas…

Contamos con una ley educativa que segrega a buenos y malos estudiantes a edades tempranas sin atender a sus desiguales condiciones de partida, que establece anacrónicas reválidas punitivas, que elimina la filosofía y la educación para la ciudadanía del curriculum mientras refuerza el adoctrinamiento religioso… El PSOE propone paralizar la LOMCE y acordar con la comunidad educativa un nuevo marco legal que apueste por una educación de calidad con equidad, inclusiva, laica y fundamentalmente pública.

¿Qué plantea el PP? Mantener la LOMCE. ¿Qué plantea Podemos? Si escuchamos a unos, provocar un vacío normativo inmediato en la educación española. Si escuchamos a otros, declarar la guerra a los centros educativos privados y concertados…

El fondo de reserva de las pensiones se ha reducido a la mitad durante los cuatro últimos años y solo quedan fondos para pagar cuatro mensualidades ordinarias o dos anualidades de pagas extraordinarias. El déficit anual de la Seguridad Social alcanza ya los 16.000 millones. Los nuevos contratos son tan precarios que solo contribuyen a desequilibrar aún más las cuentas. ¿Cómo asegurar el futuro de las pensiones dignas? El PSOE plantea respetar las prestaciones, aumentarlas conforme al coste de la vida, eliminar copagos en farmacia y dependencia, y financiar el sistema con impuestos sobre grandes rentas y grandes patrimonios.

¿Qué plantea el PP? Seguir ahora por la misma senda y, seguramente, replantearse las prestaciones en el futuro, “dada la insostenibilidad del sistema”. ¿Qué plantea Podemos? Hasta hace unos días, en su fase de “Syriza española”, tenían la referencia del Gobierno Tsipras, que ha eliminado las pensiones mínimas y ha reducido un 30% la cuantía de las prestaciones. En su fase de “nueva socialdemocracia”, Pedro Sánchez ha tenido “una gran idea”. Pero en su dimensión soberanista en Cataluña, Euskadi y Galicia, proponen referéndums de autodeterminación que romperían la caja de la Seguridad Social y harían inviable nuestro sistema de pensiones…

¿Y si hablamos de lo que importa?