Y MIENTRAS TANTO…

simancas290916

Durante estos días, el PSOE, la alternativa principal a la derecha gobernante, se debate en un conflicto interno sobre las responsabilidades a ejercer tras unos malos resultados electorales en Euskadi y Galicia. Mientras tanto, Rajoy se reía de los representantes de la ciudadanía en las Cortes Generales sometiendo a debate una propuesta para “seguir avanzando en la creación de empleo de calidad”.

En estos días también, el universo Podemos se muestra dividido entre los partidarios de “dar miedo” y los partidarios de “seducir”. Mientras tanto, Rajoy permite que su Ministro del Interior entre en el hemiciclo del Congreso de los Diputados haciendo gestos de torero, tras haberse ausentado del debate plenario en el que se aprobaba investigarle por montar una “policía patriótica” para perseguir a sus rivales políticos.

En estas jornadas igualmente, el partido Ciudadanos analiza las razones por las que su electorado potencial en Galicia y Euskadi les ha dado la espalda, hasta el punto de negarles la entrada en los parlamentos autonómicos respectivos. Mientras tanto, Rajoy ordenaba a Luis de Guindos y al resto de sus ministros que ignorara los intentos de las Cortes Generales por cumplir el mandato constitucional de controlar al Gobierno.

Simultáneamente, intelectuales, profesores y gentes de la cultura se dividen en manifiestos varios para respaldar opciones progresistas de Gobierno, bien entre socialistas, Podemos y Ciudadanos, o bien con nacionalistas e independentistas. Mientras tanto, Rajoy evita pedir públicamente a Rita Barberá que ahorre a los españoles el bochorno de verle dormitar en su escaño del Senado.

A la vez, analistas, tertulianos, comentaristas y periodistas de ideas y condiciones diversas opinan sobre lo que ha de hacer o no hacer Pedro Sánchez, que no gobierna en sitio alguno. Mientras tanto, Rajoy repasa con Arriola las encuestas del día que seguramente le proporcionan réditos crecientes a su estrategia de esperar y ver.

Nos quejábamos de las limitaciones de la política tradicional. Las tenía.

Llegó la nueva política para evitar los conflictos estériles, para jubilar a los dinosaurios de las instituciones y para impulsar de una vez el cambio. Y con la nueva política, los conflictos se recrudecieron, Rajoy se eternizó en el poder y el cambio se bloqueó como nunca…

Pongámonos de acuerdo cuanto antes para hacer realidad el cambio que necesitan y merecen la mayoría de los españoles. Porque mientras tanto….