USO Y ABUSO DE LAS ENCUESTAS

Las encuestas pre-electorales y de opinión en principio son –debieran ser– el instrumento más adecuado para seguir el pulso de la calle. Y, por lo tanto, para poder programar y desarrollar políticas con conocimiento de causa, sabiendo qué piensa la opinión pública en cada momento.

Sin embargo, la realidad es que actualmente en casi todas las sociedades se tiende a abusar de las encuestas y a intentar emplearlas más bien como “instrumento” político que como fuente de información política útil. Lo que da lugar a que al final generen casi tantas frustraciones como expectativas.

Ver artículo completo en pdf