UNO DE CADA CUATRO NIÑOS ESPAÑOLES VIVE BAJO EL UMBRAL DE LA POBREZA

Muchos de estos niños llegan a clase sin desayunar o sin ducharse… No pueden satisfacer todas sus necesidades básicas porque forman parte de familias que perciben menos del 60% de la mediana de ingresos de España, es decir, están por debajo del nivel de pobreza.¿Razón? La crisis, que imposibilita que muchas familias puedan comprar carne, fruta o pescado, fundamentales en una dieta sana. Y su ausencia arroja otra cifra, el 17% de los niños que vive bajo el umbral de la pobreza padece obesidad, el doble que los menores sin dificultades económicas.

Según el Informe, quienes más caro lo están pagando son las familias monoparentales y las numerosas. El documento señala que el 44,4% de los hogares con más de tres hijos no supera el baremo de la pobreza. El principal problema es que uno o ambos progenitores se queden sin empleo. En los hogares monoparentales, hay más riesgo de pobreza cuando la madre sustenta la unidad familiar. Seis e cada diez niños de menos de 10 años que la sufren viven en familias monoparentales. El porcentaje de pobreza infantil se reduce a un 8,6% si en la unidad familiar trabajan dos de sus miembros. Además, el 30% de los hijos de familias que subsisten con menos de 640 euros al mes no consigue el graduado escolar, con lo que la exclusión social está casi garantizada.

Descárguese el Informe completo al final de la noticia: Fundación Pere Tarrés