UN PROYECTO PROGRESISTA PARA ESPAÑA: HAGAMOS UN PAÍS MEJOR

UN PROYECTO PROGRESISTA PARA ESPAÑA: HAGAMOS UN PAÍS MEJOR

El Gobierno de la Nación acaba de presentar el Anteproyecto de Ley de Presupuestos Generales para 2018, unas cuentas que consolidan a España como el país más desigual de Europa y no responden a los grandes desafíos que tiene nuestro país. Unos presupuestos que atacan al Estado del Bienestar porque mientras la economía crecerá un 4,2% en terminos nominales, el gasto social lo hará un 2,7% y con ello seguirá perdiendo peso dentro del PIB.

El Gobierno del PP con el apoyo de su socio Ciudadanos nos condena a ser el pais del 39% y me explico. El Programa de Estabilidad 2017/2020 define la estrategia fiscal del Gobierno para las administraciones públicas y contempla una reducción del gasto público desde el 42,2% del PIB en 2016 al 39,2% en 2020, muy lejos del promedio del área euro que se sitúa actualmente en el 47,4%.

La estrategia de la derecha es clara: adelgazar el Estado de Bienestar y con ello consolidar un estado social low cost y un crecimiento sin derechos: mientras que la economía crece al 3%, los colectivos más castigados por la crisis y por los recortes del PP siguen sin futuro: precariedad, desigualdad y salarios bajos para los jóvenes, los parados de larga duración, las mujeres… O los pensionistas, que van a seguir amarrados a la dictadura del 0,25%.

Los PGE de 2018 son un ataque al Estado del Bienestar

En educación el Gobierno sitúa el gasto por debajo del 3,7% del PIB; en sanidad el gasto está por debajo del 6%, lo que nos sitúa por debajo de la media en gasto per cápita de la UE; en dependencia consolidan los recortes de 3.700 millones, y en materia de pensiones perpetúan el 0,25% para la mayoría de pensionistas y además no plantean ninguna medida extraordinaria que implique reducir el déficit de la Seguridad Social y vienen a establecer más incertidumbre e inseguridad en las pensiones de nuestros mayores.

Todos los argumentos expuestos son razones para oponerse a los presupuestos presentados por el PP y que cuenta con el apoyo de Ciudadanos. El PSOE ha anunciado que no va a apoyar los presupuestos porque son ideológicos y no sociales. Nuestro país necesita otros presupuestos y el PSOE tiene un proyecto progresista para España: construir una economía altamente productiva y sostenible en el siglo XXI, dando seguridad y oportunidades a las clases medias y trabajadoras, y colaborando con ellas para superar el estancamiento al que les ha conducido el gobierno del PP.

“Hagamos un país mejor”, reindustrializándolo y aprovechando para ello la transición a la economía digital, la transición ecológica y la innovación como grandes palancas de cambio. Un país mejor requiere una modernización de nuestro gasto productivo y para hacerlo será clave el aumento de la productividad. Los tres pilares de esta modernización son los siguientes:

  1. Nuevas políticas activas de empleo, dirigidas sobre todo a aumentar el nivel de cualificación de los trabajadores y profesionales.
  2. Nuevas políticas de inversión público-privada en innovación, en especial promoviendo la utilización de tecnologías avanzadas para acelerar la transición a la economía digital.
  3. Nueva política industrial, para ayudar a que las empresas puedan competir cada vez mejor a escala internacional, convirtiendo a España en uno de los países más avanzados del mundo.

La modernización productiva de España requiere asimismo desarrollar políticas transversales de acompañamiento, entre ellas las siguientes: i) asegurar la financiación, ii) defender la competencia en los mercados, iii) impulsar la digitalización económica; iv) impulsar la transición ecológica, y en particular, una transición energética justa y v) asegurar la efectividad y la eficiencia del gasto público.

Un país mejor requiere del fortalecimiento de los pilares del Estado de Bienestar para consolidar servicios públicos de bienestar que afronten los nuevos retos: la igualdad laboral de mujeres y hombres, la conciliación entre vida familiar y profesional y preparar nuestros servicios sanitarios, sociales y de dependencia para una mayor esperanza de vida. Y para ello es necesario que el peso del gasto público en el PIB alcance la media europea en 2025 hasta alcanzar el 7% en sanidad, el 5% en educación y el 2% en servicios sociales y dependencia.

En primer lugar, es necesario hacer un esfuerzo presupuestario para situar la Educación como la política más central de España y como la mejor inversión de futuro y ello requiere actuaciones que garanticen la igualdad de acceso como el aumento de la dotación para becas y la matrícula gratuita, así como un plan contra el abandono escolar.

Un segundo elemento es resolver con eficacia y urgencia la brecha salarial y los problemas de desigualdad que aquejan a las mujeres españolas en el mundo laboral y profesional con medidas como la creación de nuevas plazas públicas gratuitas para educación infantil de 0 a 3 años y avanzar a la equiparación de permisos de paternidad y maternidad.

Un tercer ámbito de actuación es erradicar la pobreza en una España que se dice en recuperación económica con medidas como extender los sistemas de protección frente a la pobreza con la puesta en marcha del Ingreso Mínimo Vital para generar una red de cobertura para eliminar la pobreza en España, comenzando con la pobreza infantil.

Finalmente es necesario restablecer la importancia y la vigencia de los servicios de dependencia con más recursos para reconocer a más personas el derecho a estos servicios y ayudar a las cuidadoras profesionales en el pago de cotizaciones sociales.

Este es el proyecto alternativo del PSOE para España. Un proyecto que está estructurado en torno a los 10 Acuerdos de País que el PSOE está desarrollando en estos momentos y que se pueden agrupar en dos categorías: la modernización productiva de España o el Gasto Productivo y la lucha contra las desigualdades y por la redistribución o el Gasto Social.

A. MODERNIZACION PRODUCTIVA DE ESPAÑA (GASTO PRODUCTIVO)

1. Acuerdo por la ciencia y la reindustrialización

2. Acuerdo por la educación

3. Acuerdo por el agua, clima y energía

4. Acuerdo por un trabajo digno: políticas activas de empleo

B. LUCHA CONTRA LAS DESIGUALDADES Y LA REDISTRIBUCION (GASTO SOCIAL)

5. Acuerdo por la dignidad: creación de un ingreso mínimo vital

6. Acuerdo por las pensiones

7. Acuerdo por la igualdad de género

8. Acuerdo para rescatar a los jóvenes

9. Acuerdo por la financiación autonómica y local

La propuesta socialista plantea un aumento presupuestario de en torno a 8.000 millones de euros sobre lo establecido en el anteproyecto de ley de PGE de 2018, de los que 2.500, el 30%, provendrían del ahorro público, es decir, de la eficiencia en el gasto público; 1.500 millones en fraude fiscal, y el resto, en torno a 6.000 millones, en imposición.

En cuanto a medidas concretas, el PSOE plantea aumentar la inversión en I+D+I, con el horizonte de que en tres años represente en torno al 2,5% de los PGE; una apuesta decidida por las políticas activas de empleo; aumentar el 35% el presupuesto del Ministerio de Educación, lo que se traduciría en aumentar la partida de becas hasta llegar a 300.000 estudiantes y crear 106.000 nuevas plazas públicas para niños de 0-3 años; crear unos 52.000 pisos en alquiler para la gente joven; recuperar las cotizaciones de la Seguridad Social para mayores de 52 años parados y parados de larga duración; mejoras en la cobertura para los parados de larga duración; apuesta decidida por la igualdad de género, y elevar el permiso de paternidad a 6 semanas y ofrecer un horizonte de mejora de la prestación no contributiva de maternidad, entre otras propuestas.

En definitiva, la propuesta presupuestaria del PSOE para 2018 plantea un nuevo contrato social con el objetivo de conseguir un país mejor en el que haya crecimiento, justicia social y sostenibilidad ambiental y que beneficiará directamente a 16.200.000 personas, de las cuales 3,5 millones serán jóvenes.