UN MAR VIOLETA OSCURO

Ayanta Barilli, Planeta, 2018.

Esta novela, finalista del Premio Planeta 2018, recorre la vida de una familia a través de cuatro generaciones de mujeres, tres de ellas marcadas por los malos tratos por parte de sus esposos y parejas y la incomprensión de sociedades que daban la espalda a semejante infamia. Tan solo la última descendiente se librará de las cavernas y se enfrentará a su pasado desde los recuerdos y la verdad.

Elvira, Ángela y Caterina eligieron a hombres que no las amaron, las tomaron como suyas, las engañaron y cometieron con ellas las más crueles tropelías en un mundo en donde muchas mujeres se veían obligadas a “inventar una realidad paralela para que la vida no fuera tan amarga” en tanto en cuanto se instalaban en lo irrefutable.

La muerte vaga con protagonismo en las más de cuatrocientas páginas de este relato, la muerte en vida y la muerte de los que se marchan, que parafraseando a la autora lo hacen en “trenes interestelares”, aunque por siempre acompañan en el camino.

También lo hace la locura, la de los que perdieron el rumbo de sus vidas o se lo hicieron perder por caprichos malévolos de mentes perversas, de los que se creen dueños y señores de vidas ajenas. Personas arrojadas al vacío, a espacios de tinieblas en donde reciben los más aberrantes correctivos con la finalidad de “salvar” sus juicios del mal, arrojándoles a una permanente colisión de pensamientos, perdiendo con ello “la mecha de la coherencia”.

La muerte, la locura, pero también el amor, la pasión, en definitiva, la vida en sus diversas dimensiones aflora con una extraordinaria intensidad y hacen de esta trama una lectura que evoca nuestro propio transitar.

Además, en esta intriga se otorga un valor prioritario al olvido, al olvido intencionado de lo conocido por injusto, añorando como hacemos la paz y el sosiego, pues como dice un conocido haiku japonés, que se recoge en esta ficción: “No corras, a donde tienes que ir es a ti mismo”.  Y para conseguirlo Ayanta, la más joven de las protagonistas de Un mar violeta oscuro se acoge, desde su más tierna infancia, a encontrarse a sí misma a través de la escritura, permitiéndole entrar en su pasado, en su historia, en sus más profundas heridas y acometer su presente y futuro desde la certidumbre y una aparente quietud.

Les invito a sumergirse en historias de amor y odio, en aconteceres de sueños imposibles y de realidades tozudas que no deberían existir…