TURQUÍA: LA NOSTALGIA OTOMANA

Después de completar la purga y acomodar el Estado a sus ambiciones y ensueños políticos, el Presidente turco, Recep Tayip Erdogan, cree llegado el momento de cobrarse avances en el frente exterior.

La guerra de Siria, aunque resulte un escenario plagado de peligros para Turquía, se le presenta al líder turco como un campo de oportunidades. El pasado verano, tras asegurarse que las consecuencias del fallido golpe militar se encontraban bajo control, lanzó a unidades seleccionadas de su ejército a controlar el norte de Irak, con el propósito de impedir que las victorias militares de las milicias kurdas turco-sirias se hicieran fuertes y avanzaran en su proyecto de instaurar el germen de una futura entidad semiindependiente en la zona.

De esta manera, Erdogan decidió, cuando él quiso o cuando le convino mejor, aceptar esa insistente invitación de Estados Unidos y sus aliados occidentales de combatir al Daesh en Siria. Formalmente, las operaciones militares turcas en el norte de Irak tienen ese objetivo, pero en la práctica para el sistema político-militar turco de lo que se trata es de impedir que el vacío de poder generado por el repliegue de los yihadistas sea aprovechado por los kurdos para fortalecer sus posiciones.

Washington, impulsado por la necesidad de restañar heridas, tras los reproches de Erdogan por lo que consideró en su momento como tibieza cuando no esquinada complicidad norteamericana en la intentona militar, se sintió en la necesidad de presionar a los combatientes kurdos para que se mantuvieran en la ribera oriental del Tigris y no completaran su aspiración de consolidar una zona continua de terreno en la frontera sirio-turca.

Ahora, iniciada la batalla para recuperar Mosul al Estado islámico, el presidente turco, seguramente con el beneplácito del Ejército, ha visto una nueva oportunidad de afianzar la presencia turca en la región. En el complicado plan de combate, que se ha ido gestando durante meses, Washington descartó la participación de fuerzas militares turcas, pero Erdogan está reclamando su parte en el botín, mediante la entrada en combate.

En la base turca de Bashiqa, situada muy cerca de Mosul, en el norte de Iraq, se mantienen unos ochocientos soldados, apoyados por carros, blindados y artillería, tras las exitosas operaciones militares del verano, ahora en espera de unirse al asalto contra la fortaleza del Califato. Aparte del temor principal, a que las guerras de Siria e Iraq favorezcan la emergencia de una entidad kurda en su frontera sur, con capacidad para convertirse en germen de una entidad política autónoma primero e independiente después, a los turcos, de confesión sunní mayoritariamente, les inquieta el refuerzo del poder político chií, confesión dominante en Iraq y absoluta en Irán. Uno de los motivos invocados por el régimen turco para justificar su activa participación en el conflicto iraquí es la salvaguarda de la seguridad de la población sunní en Mosul. En la base de Bashiqa, oficiales e instructores turcos entrenan a unas milicias sunníes dirigidas por un antiguo gobernador de Mosul.

El activismo turco ha sido todo menos discreto. En los últimos días, el presidente turco ha pronunciado proclamas y encendidos discursos reclamando no sólo sitio en este combate específico, sino en la redefinición de la región. Erdogan sabe que una de las consecuencias de las guerras en Siria e Iraq puede ser la conformación de entidades políticas semiautonómas o federadas, y quien sabe si el redibujo de unas nuevas fronteras. Y no quiere que Turquía esté ausente o sea una simple invitada u observadora.

La partición de Siria, por ejemplo, es objeto de debate abierto en los gabinetes de estrategia en Estados Unidos y en Europa. Hay quien abiertamente lo está proponiendo como fórmula inicial para detener la guerra y, con posterioridad, para conformar un nuevo país, basado en equilibrios étnicos y religiosos. Al estilo de Bosnia, salvando las distancias (1).

Ante la eventualidad de una redefinición del mapa político y geoestratégico, Erdogan quiere reservar un papel muy protagonista para Turquía. El nacionalismo turco, ya sea de inspiración laica o islamista, no ha aceptado nunca las consecuencias prácticas del derrumbamiento del Imperio Otomano, al término de la Primera Guerra Mundial. Y aunque el nacimiento de la nueva Turquía, en los años, suponía la superación del revanchismo, de las tentaciones imperiales y de las nostalgias de grandeza, lo cierto es que la descomposición abierta o semicontrolada de las vecinas Siria e Iraq ha reabierto el apetito de los nostálgicos del expansionismo turco.

Estados Unidos contempla con mucha preocupación esta enésima exhibición de fuerza de Erdogan. Una de las mayores preocupaciones de Washington ha sido convencer al gobierno de Irak, para que excluyera del combate de Mosul a las milicias chiíes armadas y financiadas por Irán. De esta forma, pretendían privar al Daesh de un elemento de propaganda en su esfuerzo de resistencia, ya que los yihadistas no podrían presentarse ante la población local como defensores de la mayoría sunní de la ciudad frente a los asaltantes chiíes.

En Iraq, el primer ministro Abadi, un chií moderado y muy diplomático siempre en sus manifestaciones, se vio obligado a contestar al intervencionismo turco con una dureza inhabitual. “Por dignidad nacional”, replicó Abadi, las fuerzas iraquíes no permanecerían impasibles ante una intervención militar turca en Mosul: “les haríamos frente”, sentenció.

Anteriormente, Erdogan se había mostrado irrespetuosamente desdeñoso con el gobierno iraquí al declarar que Bagdad es simplemente “el administrador de un ejército del chiismo” (2).

La administración Obama ha tomado cartas en el asunto. El jefe del Pentágono, que sigue desde la zona el desarrollo de la batalla de Mosul, está realizando intensas gestiones en Ankara y Bagdad para aplacar este brote de tensiones entre dos países que son aliados de Estados Unidos, pero en esfuerzos y objetivos no siempre coincidentes.

NOTAS.

  • “Syria. A deadlock for years to come”. MICHAEL O’HANLON. BROOKING INSTITUTION, 17 de octubre.
  • “Turkey’s push to join battle for Mosul inflames tensión with Iraq”. NEW YORK TIMES, 23 de octubre; “Turkey barges into the Mosul fight”. NEW YORK TIMES, 24 de octubre.