SUBSIDIO A LOS MAYORES DE 55 AÑOS

En democracia, es cierto que desde el Gobierno se puede realizar una importante tarea para mejorar el bienestar y el progreso de los ciudadanos, y por tanto de tu país. Pero, también es primordial que, desde la oposición, los partidos políticos que aspiran a gobernar hagan llegar a la sociedad sus propuestas y se mojen en los distintos temas, aunque éstos puedan no gustar a todos los ciudadanos. No vale no hacer nada, decir a todo el  mundo lo que quiere oír, y esperar que caiga la fruta madura de los votos de los ciudadanos mediante el disimulo y el engaño.

Digo esto, porque mientras Ciudadanos sigue sin darse cuenta de lo que está pasando en España, el PSOE ha sido un ejemplo de esta labor, muy pocas veces reconocida, de defensa de los derechos de los ciudadanos desde la oposición. Un trabajo trascendental para el correcto funcionamiento del sistema democrático.

Muchos son los ejemplos, pero el último hay que ponerlo en valor:

“FALLO: En atención a todo lo expuesto, el Tribunal Constitucional, POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA,

Ha decidido

  1. Estimar parcialmente el recurso de inconstitucionalidad interpuesto contra el Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo y, en consecuencia, declarar la inconstitucionalidad y nulidad, con los efectos indicados en el fundamento jurídico 11, de las disposiciones adicionales sexta, séptima y octava; disposición transitoria única y disposiciones finales primera.1, 2, 3 y 4; segunda; cuarta; sexta y octava.
  2. Desestimar el recurso en todo lo demás.”

Me refiero a la sentencia del Tribunal Constitucional que declara inconstitucional que se tengan en cuenta las rentas familiares de las personas mayores de 55 años para que puedan acceder al cobro del subsidio de mayores de 55 años. Es decir, el TC tumba el endurecimiento de los requisitos que introdujo el Gobierno de Rajoy en el año 2013, para reducir el número de personas beneficiarias.

Cuanto sufrimiento se va a reducir con el cambio de criterios, porque entre los años 2007 y 2017, el desempleo entre las personas mayores de 55 años creció más de un 300 por ciento. De los 3,4 millones de parados registrados en 2017, el 23 por ciento, uno de cada cuatro, es una persona con más de 55 años. Y 240.605 desempleados mayores de 55 años están fuera de cualquier sistema de protección.

La sentencia, publicada en el BOE el día 7 de julio de 2018, existe porque el Grupo Parlamentario Socialista, el 13 de junio de 2013, interpuso un recurso de inconstitucionalidad contra el Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo. Un nombre atractivo para encubrir los recortes y las angustias de muchas familias.

A la noticia de la sentencia, se une el cambio de Gobierno. Un Gobierno sensible con este colectivo, y que tiene claro que hay aprobar medidas para la inserción laboral de estas personas en el mercado de trabajo. Al tiempo, que se mejora la protección, las ayudas y sus futuras pensiones.

En este sentido, se está estudiando ya recuperar el subsidio para mayores de 52 años; subir al 125 por ciento la cotización a la Seguridad Social, tal y como era antes de la reforma del PP, para evitar que la pensión se rebaje por el desempleo previo a la jubilación; eliminar la jubilación forzosa a los 61 años, tal y como estableció el PP, para los desempleados que cobran este subsidio y que recorta aún más su pensión.

En definitiva, se están recuperando derechos que nunca se debieron recortar.