SUBIR LOS SALARIOS

La economía española creció un 3,4 por ciento en 2015, dos décimas más de lo adelantado, y un 3,3 por ciento en 2016, una décima más, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que ha revisado al alza su estimación del PIB de los dos últimos años. Este incremento del PIB, en 4.700 millones de euros, hace más urgente si cabe la necesidad de subir los salarios ya en España.

Un país, donde cerca de 2 millones de trabajadores, un 12,6 por ciento, cobran sueldos inferiores al salario mínimo, que actualmente está de 707,70 euros.

Un país, donde casi 5 millones de trabajadores, uno de cada tres, el 32,3 por ciento, cobra entre 707 y 1415 euros, es decir, entre una y dos veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Un país, donde la cuantía del salario más frecuente se sitúa en 16.498,47 euros al año, lo que supone menos de 1.000 euros netos al mes: 993 euros (con 14 pagas).

Un país, donde casi 7 millones de trabajadores, el 45 por ciento del total, cobran, como mucho, dos veces el SMI, con independencia del tipo de contrato que tengan. Lo que equivale a 18.300 euros brutos al año, y poco menos de 1.100 euros netos al mes, una vez descontados las retenciones del IRPF y las cotizaciones a la seguridad social.

Un país, con esta realidad, lo que debe acordar son subidas salariales que logren recuperar el peso que los salarios tenían en el reparto de la renta nacional en el periodo previo a la crisis. Subir los salarios para que no haya trabajadores pobres. Subir los salarios para poder llegar a fin de mes. Subir los salarios a muchos ciudadanos que se sienten perdedores en esta crisis, es moralmente oportuno y económicamente necesario para afianzar el crecimiento.

Por este motivo, hay que destacar la propuesta de los sindicatos. Pero, sobre todo, el intento del PSOE de poner en el centro de la vida política nacional esta cuestión, con un nuevo modelo salarial. El PSOE, ofrece a los agentes sociales y al Gobierno un nuevo pacto de rentas porque no acepta el falso dilema entre empleo precario o desempleo.

En el intento del PSOE por situar el nuevo modelo salarial en el centro del debate en España, con el fin que se adopten ya acuerdos, que se hagan realidad en la vida diaria de las personas, es oportuno destacar qué han llevado al Parlamento:

  • Que los acuerdos anuales sobre incrementos salariales se fijen en un 2-3 por ciento para 2018, y en un 2,5-3,5 por ciento en los años sucesivos, 2019, 2020 y 2021.
  • Subir el Salario Mínimo Interprofesional hasta los 1.000 euros mensuales en 2020, a razón de 98 euros en cada uno de los tres próximos ejercicios.
  • Que la subida salarial de los funcionarios para 2018 se equipare, como mínimo, con el aumento previsto de la inflación, para preservar su poder adquisitivo. Y al mismo tiempo, generalizar la implantación de las 35 horas semanales sin disminución de los salarios.
  • Derogar la reforma laboral con el fin de recuperar el poder de negociación de los trabajadores; eliminar el artículo 84.2 del Estatuto de los Trabajadores (ET) para que no primen los convenios de empresa por encima de los de sector, y anular los desequilibrios existentes a favor del poder empresarial que le permite modificar las condiciones de trabajo (artículo 41 del ET) o inaplicar los convenios colectivos (artículo 82. 3 del ET).
  • Nuevas políticas que promuevan la productividad, aumenten el nivel de cualificación de los trabajadores y profesionales, promocionar el uso de tecnologías avanzadas, inversión público-privada en innovación y una nueva política industrial activa y eficaz.
  • Transparencia para acabar con la brecha salarial de género.
  • Un plan de choque para los jóvenes que incluya la revisión y promoción el contrato de relevo, del contrato en prácticas, la nueva regulación de las prácticas no laborales y los programas de becarios, el Estatuto del Becario y la eliminación de las prácticas extracurriculares.
  • Acabar con el problema de los falsos autónomos y su precariedad.

En la última década, la vida cambió para millones de españoles como nunca pudieron imaginar antes, con motivo de la crisis económica que asoló España. Ahora, después de tanto sacrificio, y cuando hay crecimiento económico por cuarto año consecutivo, es el momento de devolver a esos ciudadanos la esperanza. ¿Cómo? Haciendo realidad en sus vidas cotidianas los beneficios de este nuevo crecimiento económico.

Es hora de volver a cambiar la vida de millones de españoles. Es hora de la subida salarial.