SU MEJOR HISTORIA

Título Original: Their Finest. Género: Romántica. Directora: Lone Scherfig. Actores: Gemma Arterton, Sam Claflin, Bill Nighy, Jack Huston, Paul Ritter, Rachael Stirling y Eddie Marsan. Nacionalidad y año de producción: Reino Unido, Suecia, 2016. Calificación: Pendiente por calificar. Duración: 117min. Guionista: Gaby Chiappe, Lissa Evans. Productora: BBC Films, Welsh Government, Pinewood Pictures. Música: Rachel Portman. Fotografía: Sebastian Blenkov.

Una mujer camina deprisa por las calles de un Londres quebrado por las bombas de la aviación alemana, en la primera escena de Su mejor historia. Ella, que es la protagonista de la historia, acude al Ministerio de Propaganda británico donde cree que ha sido contratada como secretaria. Sin embargo, Catrin Cole, que así se llama nuestra heroína, en realidad desempeñará el papel de guionista, con el cometido de darle credibilidad a los diálogos de mujeres, que en el cine de la época (años 40) eran habitualmente estereotipados y solían presentar a las féminas como seres limitados y de escasa racionalidad. Cole, papel magistralmente interpretado por Gemma Arterton, entra así a formar parte de un equipo de guionistas dedicados a dar cuerpo y alma a una película de corte propagandístico, orientada a elevar la moral del pueblo inglés en momentos de máximo dramatismo, donde los bombardeos nazis eran habituales y existía en la población un sentimiento de asedio poderoso, acentuado por la sensación de que Inglaterra resistía en soledad al empuje creciente de la maquinaria de guerra del III Reich. Estados Unidos todavía no se había decidido a entrar en guerra y acababa de producirse el desastre aliado en las playas de Dunquerque.

Su mejor historia es una magnífica película de amor al cine de su directora. A la magia del cine y a su capacidad para mover voluntades y corazones, para emocionar y provocar reacciones, a su capacidad para ayudar a creer y a superarse. Su directora, la danesa Lone Scherfig, cuenta una historia fabulosa, la historia de la creación de una película destinada a recuperar el aliento en una población extenuada por los desastres y las privaciones de la guerra. Y lo hace desde la mirada de una mujer, su protagonista, Cole, que se enfrenta a un mundo de hombres que habitualmente minusvaloran el trabajo de ellas. Este personaje es clave en la película, porque a través de él se hace un ejercicio de democracia política y social, recordándole a los espectadores que las mujeres tienen las mismas capacidades que cualquier hombre y ellas pueden hacer lo que se propongan, en definitiva que son seres libres y capaces y deben ser tratadas como tales.

En este sentido, Scherfig compone una película reconfortantemente feminista, llena de sentimientos y de matices tratados con habilidad. Es material sensible y conduce al espectador por un vaivén emocional en el que se pasa de la risa al llanto y del llanto a la risa sin tiempo para prepararse. También es una historia que celebra la solidaridad entre las personas, el valor de la cooperación para sacar un proyecto común adelante, además de apelar al heroísmo de mujeres y hombres anónimos que defendieron su país con fortaleza, decisión y espíritu de resistencia ante el asedio de los nazis. Esta película es, por supuesto, un gran homenaje al pueblo inglés, que acudió con pequeñas embarcaciones de pescadores o de recreo a la llamada de auxilio de los soldados cercados en las playas de Dunquerque, que el propio Ejército aliado no era capaz de sacar de allí.

La historia que cuenta Scherfig está basada en la novela de Lissa Evans Their finest hour and a half, que narra la vida real de la guionista Diana Morgan, que trabajó en los estudios Earlin en los años 40. Resalto esto, porque este filme es una bella historia doblemente bien narrada por mujeres, algo demasiado excepcional en una industria que casi siempre tiene nombres de varón.

Recomiendo vivamente esta película que consagra a una gran directora, que ya ha realizado memorables filmes como Italiano para principiantes (2000) o An Education (2009), porque es una película cuidada, hecha con mimo, muy bien ambientada y dirigida, y que ofrece la posibilidad de ver un personaje femenino que cree en sí misma y que se concede la libertad personal de elegir lo que ella quiere hacer, incluso por encima de ataduras afectivas que pueden llegar a someterla. Es una magnífica historia que, además, rinde tributo a esos grandes olvidados del cine que son los y las guionistas, las cabezas pensantes que hacen que una historia tenga alma o no.

El elenco de actores que acompaña a Artenton son todos fabulosos, buenísimos actores británicos que hacen de la interpretación un trabajo sencillo, pero profundo, consiguiendo hacer creíbles personajes que cualquier espectador puede archivar en su memoria para siempre.

Acudan a los cines a ver Su mejor historia, disfrutarán de buen cine. Verán una película de esas que no se olvida, una película que apetece volver a ver de nuevo nada más aparecer la palabra FIN.