POR AMOR AL COMERCIO

Antón Losada

La liberalización del comercio conforma una de las grandes fuerzas motoras del progreso económico y social. Ha representado y representa una enorme oportunidad para multiplicar la creación de riqueza y bienestar y expandir la cooperación, no sólo económica sino también política, entre sociedades y Estados. Pero también comporta procesos complejos, muchas veces extraordinariamente costosos en términos políticos y sociales, marcados siempre por múltiples riesgos y amenazas de resultar perversos.

Ver artículo completo en pdf