EDUCACIÓN: UN PACTO URGENTE Y POSIBLE

Mario Bedera Bravo

Que la educación interesa a los españoles es un hecho incuestionable: el término “educación” arroja en el motor de búsqueda Google 410 millones de resultados, superior a otros como “salud”, 398 millones, “política”, 279 o “economía”, 267, tenidos por muy importantes.

Esta breve consulta acientífica no nos dice nada que no sepamos desde que Cicerón se preguntara qué mayor regalo se podía hacer a la República que educar a la juventud. La educación nos concierne y nos preocupa. Es una de esas realidades sobre las que existe la convicción generalizada de su importancia. Pero, si es así, ¿por qué razón un bien tan superior no se impone a los intereses particulares y acaba concitando un gran acuerdo en torno a él?

    Ver artículo completo en pdf