VALIÓ LA PENA. Una vida entre diplomáticos y espías

Jorge Dezcallar (Crítica de Juan Antonio Sacaluga)