LOS SINDICALISTAS

José Luis Muniain, Alberto Otaño y Maribel Troncoso (Crítica de Carlos Revilla)