REFORMA CONSTITUCIONAL: UN PACTO DE CONVIVENCIA

iglesias031215

De entre todas las cuestiones que se debatirán en la campaña electoral, hay una que será central en el nuevo Parlamento: la creación de una comisión Constitucional que inicie, y a ser posible finalice, los trabajos para la reforma de la Constitución de 1978. Este tema, tan trascendental para el futuro de los españoles, debe afrontarse con ilusión y con esperanza. Pero, sobre todo, con la voluntad de diálogo y de acuerdo que fueron básicas para  llegar al éxito de nuestra Constitución actual.

Esta necesaria reforma, que parecía imposible hace pocas fechas, se ve con nuevas posibilidades después del cambio de postura de dos de los partidos que serán protagonistas después de las Elecciones. Por una parte, el PP, parece que ha abandonado su posición inmovilista, aunque otra cuestión será ver su postura en el debate de la ponencia constitucional. Y por otra, Podemos, que hasta hace poco quería asaltar los cielos, ahora más que de proceso constituyente y tabla rasa con el 78, ha pasado a posiciones de reforma de la constitución actual, abandonando la ruptura.

Este cambio de actitud hace que el PSOE pueda ocupar una posición central en una reforma Constitucional que desde hace tiempo está proponiendo y que cada vez mayor número de ciudadanos también demanda. Pero, ¿en qué consiste su propuesta? Antes de entrar en ella, es preciso decir que para el PSOE la reforma de la Constitución, en cuanto instrumento esencial de la convivencia, sólo tiene sentido y saldrá adelante si es fruto del pacto, si cuenta con el apoyo de la gran mayoría de las fuerzas políticas y de la ciudadanía.

Así, partiendo, como señala su programa electoral, que el Estado necesita remodelarse para un nuevo periodo de convivencia, con el objetivo de garantizar el progreso, la paz social, la estabilidad política y la solidaridad territorial entre las generaciones; cuatro son las razones fundamentales que avalan la necesidad de la reforma:

  • La realidad ha cambiado tanto que es necesario extender y garantizar con suficiencia los derechos fundamentales, singularmente los derechos sociales básicos.
  • La experiencia de estos casi cuarenta años ha puesto de relieve la existencia de instituciones y mecanismos que no cubren de manera adecuada los objetivos del Estado democrático y las exigencias de calidad democrática que demanda la ciudadanía.
  • Hay que regular con precisión en la Constitución el modelo territorial, para mejorar la convivencia entre españoles y fortalecer nuestra unión ciudadana.
  • La vocación europeísta de los españoles exige reforzar el compromiso con la Unión Europea más social, desde la propia norma constitucional.

Y cinco, los ejes u objetivos generales para mejorar el modelo de sociedad y de Estado, que plantea el partido que más años ha gobernado España:

  1. Incorporar a la Constitución mecanismos que garanticen el Estado del Bienestar fortaleciendo los derechos sociales. Para ello, se propone desde la reforma del artículo 135 para incorporar las condiciones de salvaguarda de la “Estabilidad Social” del Estado, hasta el reconocimiento del derecho a una renta o ingreso mínimo vital para tener una vida digna; blindar el Sistema Público de Servicios Sociales como Cuarto Pilar del Estado del Bienestar; mejorar el reconocimiento del derecho al trabajo; mejorar la regulación actual sobre protección a las familias; dotar de obligaciones concretas a los poderes públicos en cuanto al derecho a la vivienda; reforzar los derechos medioambientales; y reforzar y ampliar el derecho a la educación.
  2. Fortalecer y ampliar los derechos y libertades, incorporando a la Constitución una regulación expresa y específica de la igualdad entre mujeres y hombres; aboliendo la pena de muerte en tiempos de guerra; consolidando el principio de laicidad y mejorando la atención de los poderes públicos a las personas con discapacidad.
  3. Mejorar la calidad democrática y de las instituciones, estableciendo la exigencia de participación de los afiliados a los partidos en la elección de sus dirigentes y de candidatos; limitando el aforamiento de parlamentarios y miembros del Gobierno; suprimiendo la inmunidad parlamentaria; incrementando la proporcionalidad del sistema electoral; rebajando las condiciones para presentar una iniciativa legislativa popular; fortaleciendo la actuación imparcial e independiente de los órganos constitucionales y organismos reguladores; y atribuyendo en exclusiva a las Cámaras la designación de magistrados del Tribunal Constitucional.
  4. Un nuevo pacto territorial para una sociedad plural, donde se reforme la estructura territorial del Estado con los principios y técnicas del federalismo. Así, se plantea: incluir en la Constitución a las Comunidades Autónomas por su nombre; mejorar el régimen de cooficialidad de las lenguas de España; reformar el Senado para convertirlo en una auténtica Cámara territorial; impulsar los instrumentos de colaboración y cooperación entre administraciones; racionalizar, clarificar y completar el sistema de distribución competencial; reconocer las singularidades de distintas nacionalidades y regiones; establecer los elementos fundamentales del sistema de financiación de las Comunidades Autónomas; configurar en la Constitución una autonomía local fortalecida; mantener la unidad del Poder Judicial y la preeminencia del Tribunal Supremo; y atribuir al Estado la garantía de la igualdad de todos los españoles en sus condiciones básicas de vida, en el disfrute de los servicios básicos esenciales, en el ejercicio de los derechos y libertades y en el cumplimiento de los deberes, así como la igualdad en el territorio en el que se resida.
  5. Adecuar y reforzarla articulación con la Unión Europea y colocar a España a la vanguardia de una Europa social. Reforzar los lazos con los países de América Latina.

Este conjunto de propuestas, más detalladas que un titular de prensa o unas declaraciones televisivas de veinte segundos, muestran a un PSOE preparado para gobernar. Preparado para iniciar una nueva etapa de modernización de España. Pero, ¿conocen estas propuestas los españoles que van a votar? Muchos no. Por eso es importante que los ciudadanos las conozcan y tengan la mayor información posible para ser más libres a la hora de decidir con un voto.

Esa es la tarea ahora. Luego, ya se verá.