POR FIN EL PACTO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

En unos tiempos complicados e inestables, por los truenos secesionistas y la corrupción del partido en el gobierno, una gran noticia: se llega a un acuerdo político para un Pacto de Estado contra la violencia de género.

Por fin, la sociedad española y sus representantes, han decidido estar a la altura, no ser indiferentes ante este terrorismo, y avanzar con firmeza en la lucha efectiva contra la violencia de género. El Pacto contra la violencia de género, alcanzado además por unanimidad y que se aprueba el viernes 28 de julio en la Comisión de Igualdad del Congreso, devuelve la esperanza a miles de personas. Y hace a España un país más digno. Es un día feliz

Se venía demandando desde hace muchos años. La violencia de género es un problema de primera magnitud que afecta a toda la sociedad. Y por ese motivo, era necesario que el nuevo Parlamento tuviera la madurez y la sensatez suficiente para acordar y aprobar un Pacto de Estado contra la violencia de género. Hoy, se puede decir, no sin dificultades, que se ha logrado.

Era necesario cambiar el rumbo y las políticas de los últimos años, donde hasta las Naciones Unidas habían suspendido a España en materia de igualdad de género y le instaban a cumplir sus compromisos internacionales en esta materia ante los graves retrocesos producidos. Ya se puede decir que España ha retomado la senda de la igualdad.

Un camino que implica a todas las Administraciones Públicas y a la sociedad en su conjunto. 200 medidas y un presupuesto de mil millones de euros en cinco años, para erradicar esta muestra brutal de desigualdad, que es inaceptable para cualquier sociedad que proclama el respeto a los derechos humanos y a la dignidad de la persona.

Es un pacto decisivo, e incluso histórico como es calificado por numerosos colectivos. Pero, ahora corresponde a la sociedad española estar vigilante para que se cumplan los compromisos y lograr que se erradique definitivamente este tipo de terrorismo.

El pacto de Estado contra la violencia de género, recoge entre sus medidas:

  • Prevenir en todas las etapas educativas la violencia de género, el machismo, la educación emocional y sexual y la igualdad.
  • Promover actividades para prevenir la violencia sexual.
  • Introducir en los libros de historia el origen, desarrollo y logros del movimiento feminista.
  • Incluir contenidos de igualdad y contra la violencia de género en los temarios de acceso de los cuerpos docentes.
  • Establecer, en la concesión y mantenimiento de becas y ayudas al estudio, la opción de excepción de la exigencia de cumplimiento de umbral académico cuando se acredite una situación de violencia de género.
  • Desarrollar campañas de prevención y sensibilización, implicando al conjunto de la sociedad.
  • Establecer puntos seguros y de información sobre violencia sexual en espacios públicos, junto con los ayuntamientos.
  • Acordar con las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado, las empresas de telecomunicaciones y los principales proveedores de contenidos digitales un sistema de coordinación, cooperación y corregulación para eliminar referencias potencialmente nocivas en la web que promuevan la violencia contra las mujeres.
  • Ampliar las sanciones administrativas a los clubes deportivos que permitan la apología de la violencia de género en los acontecimientos deportivos.
  • Mejorar la detección precoz de la violencia de género en los centros sanitarios.
  • Mejorar la formación especializada de los profesionales de las distintas administraciones.
  • Ampliar el concepto de violencia de género a todos los tipos de violencia contra la mujer contenidos en el Convenio de Estambul.
  • Suprimir las atenuantes de confesión y de reparación del daño en delitos de violencia de género.
  • Generalizar la aplicación de la circunstancia agravante para los casos de mutilación genital femenina.
  • Ampliar los mecanismos de acreditación de la condición de víctima de violencia de género.
  • Mejorar la protección de las víctimas de todas las formas de violencia de género evitando los procedimientos sancionadores por estancia irregular.
  • Diseñar un plan de acompañamiento y asesoramiento de la víctima.
  • Reforzar la asistencia jurídica a las mujeres víctimas antes, durante y después del procedimiento judicial.
  • Establecer unidades policiales con formación específica en violencia de género que presten atención las veinticuatro horas del día todos los días de la semana.
  • Incluir a los hijos en las valoraciones de riesgo de las víctimas.
  • Estudiar el actual sistema de ayudas para mejorar la situación de las mujeres víctimas sin empleo y evaluar su sustitución por un subsidio de desempleo de seis meses de duración.
  • Garantizar una prestación a todos los huérfanos por violencia de género.
  • Establecer mecanismos para asegurar las pensiones de orfandad que puedan corresponder a los hijos de víctimas de violencia de género.
  • Adoptar medidas que permitan que la custodia compartida en ningún caso se imponga en casos de violencia de género.
  • Establecer el carácter imperativo de la suspensión del régimen de visitas en todos los casos en los que el menor hubiera presenciado, sufrido o convivido con manifestaciones de violencia.
  • Prohibir las visitas de los menores al padre en prisión condenado por violencia de género.
  • Estudiar modificaciones legislativas para proteger a las víctimas que estén situaciones de sustracción internacional de menores, cuyo origen sea un episodio de violencia de género.
  • Promover programas integrales de atención a la violencia sexual en todo el territorio en colaboración con las comunidades autónomas.
  • Impulsar una ley integral de lucha contra la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.
  • Desincentivar la demanda de prostitución mediante campañas de concienciación y talleres de sensibilización dirigidos a los jóvenes.
  • Implementar instrumentos de protección de emergencia para las víctimas de matrimonio forzado.
  • Recopilar datos sobre las distintas formas de violencia sobre la mujer recogidas en el Convenio de Estambul.
  • Instar al Gobierno de España a liderar en el ámbito de la Unión Europea la promoción de un pacto sobre medios de comunicación y violencia de género.

Todo un compromiso de vida, ilusión y voluntad, que cuando se vaya materializando, cargará de esperanza muchas vidas. Y hará de España un país con más libertad y con más igualdad.

Estamos de enhorabuena.