PODEMOS SIGUE EN CAMPAÑA ELECTORAL

cobo221215

Los resultados de las últimas elecciones no son ninguna sorpresa. No sólo porque desde hace un año los sondeos y las previas elecciones permitían augurar la llegada de una situación de difícil solución a la hora de formar gobierno, sino porque éramos algunos, ciertamente pocos, que, desde hace décadas, sí desde hace décadas, señalábamos que un día u otro, con nuestra ley electoral, esto iba a ocurrir. Pero ya no hay remedio. Las semanas que vienen van a ser un verdadero suspense, digno de Hitchcock. Después de la larga espera de Suzana Díaz en Andalucía, del escenario absurdo de Cataluña, ahora le toca al Gobierno de la nación. Sí, verdaderamente, ¡España está patas arriba!

 

Y esto ocurre cuando apremian los considerables y urgentes problemas que tiene nuestra sociedad. Pero hay quien ha decidido hacer caso omiso de todo ello y busca hurgar aún más en la herida para complicar la situación. ¡Cuánto peor mejor! Pablo Iglesias Jr., creo que el Jr. no le sobra, estima que cosechando el voto del cabreo, que es lo que ha hecho, puede ir a más. No me extrañaría que después de recuperar el referéndum en Cataluña para sumar votos, lo introduzca en Valencia o en Galicia. Sin esperar a que pasen veinticuatro horas después de los resultados ya lanza su campaña electoral para las próximas elecciones que prevé para dentro de tres meses. Las prevé porque las quiere provocar.

 

Para nada le interesan responsabilidades de gobierno, ni siquiera de apoyo a un gobierno de izquierdas. Sabe que no tiene hoy ni las fuerzas ni las capacidades necesarias para ellas. Pero sí para agravar la situación al complicar cualquier solución de progreso. Así piensa poder crecer en las próximas elecciones, ya que razona sencillamente que cuanto más se complique la vida de los españoles, más cabreo habrá y más votos tendrá. Resultaría interesante comparar la trayectoria de sus resultados con la del FN de Marine Le Pen en Francia. Esta también aprovecha el voto del cabreo y donde más sube es en las tierras que hace poco votaban masivamente socialista o comunista.

 

Las últimas declaraciones de Pablo Iglesias Jr. plantean unas exigencias que sabe absolutamente imposibles de aceptar por los socialistas, en particular en cuanto al referéndum en Cataluña. Su exigencia de una Constitución nueva es una perogrullada, el PSOE la había pedido antes de que amaneciese Podemos, sino que se lea el texto de Granada.

 

¿Pueden ser declaraciones destinadas a subir el listón para poder bajarlo después? Ojalá fuese, pero no lo creo. Es demasiado ambicioso para satisfacerse con dar el apoyo para que otros gobiernen. Lo quiere todo, y rápidamente, sin esperar como otras fuerzas de la casta desdeñada más de un siglo de luchas y sacrificios. Es una de las lecciones del chavismo. Quiere citar a los socialistas, en opinión suya sus únicos reales adversarios, a unas próximas elecciones. Para ello ha empezado ya, su campaña electoral con el eslogan populista del referéndum y del control popular del Gobierno.

 

El susto puede ser serio, como en Francia.