OTRO SUSTO

cobo161215

A un mes de los terribles atentados de París, Francia conoció otro susto. Esta vez quien podría haber sido víctima es la democracia. Afortunadamente la ley electoral francesa, al establecer dos vueltas, da un respiro al sistema democrático. El casi 10% de los electores que se quedaron en casa hace una semana han cumplido con su obligación ciudadana y han parado al Frente Nacional en su empresa de conseguir gobernar dos o tres regiones francesas.

Aun con obtener el 27 por ciento de los votos, 6.800.000, su mejor resultado desde que existe, la extrema derecha no alcanzó sus objetivos inmediatos. Ciertamente la movilización de los abstencionistas lo permitió, pero también el sacrificio de la izquierda -para tener más precisión- de los socialistas, en dos regiones muy importantes cundió el resultado esperado por su dirección y claramente afirmado por el primer ministro Manuel Valls. Todo el mundo se felicita de que el pacto republicano, retirarse cuando no se está en posición de vencer para impedir el éxito del FN, funcionase. Pero sólo los socialistas lo practicaron y nadie se atreve a pensar lo que podría haber ocurrido si la derecha lo hubiera practicado. Algunos expertos en política piensan que el trasvase de votos de la derecha al FN hubiera podido dar victorias a este último. ¡Tal es la derechización de la sociedad francesa!

Finalmente la izquierda ha perdido menos de lo que pensaba, recordemos que en las últimas elecciones regionales, estando la derecha en el gobierno, esta perdió todas las regiones menos una, Alsacia. Los socialistas han guardado cinco regiones pero han perdido las más importantes, y en dos de ellas, al haberse retirado de la segunda vuelta ¡no tendrá ningún representante!

El susto ha sido por lo tanto muy fuerte y queda poco tiempo para arreglar la situación, a pesar de la habilidad maniobrera del presidente de la República y del tesón de su primer ministro. Y llegan asuntos muy serios, como la modificación del contrato de trabajo, que parece ineludible para conseguir hacer bajar el paro. Un paro que sigue preocupante, tanto por su importancia como por la anomalía de que en almacenes y tiendas, así como talleres, no es excepcional leer anuncios pidiendo mano de obra, ¡anuncios que quedan sin respuesta! Hasta en la educación nacional, el Gobierno no consigue alistar profesores de matemáticas, de lengua…¡los licenciados van directamente al paro ¡Desde luego hay algo ilógico en la sociedad francesa!

Poco se ha comentado el resultado de Córcega. En la isla los nacionalistas, que han abandonado la violencia, se han adueñado del gobierno y pronto empezarán a dar guerra. Y es en la isla donde la extrema derecha ha obtenido su peor resultado.

Pero todo el mundo ya tiene la mirada fijada en 2017 con las presidenciales. Pero no se puede olvidar que para esa misma fecha, cuatro semanas después se celebrarán las elecciones generales a diputados. ¿Qué ocurrirá si el FN sigue progresando?, porque parece obvio que esta vez los socialistas no irán al mismo sacrificio en las circunscripciones. La derecha debe planteárselo seriamente, y es lo que va a ocurrir en los próximos meses.