LA RESPONSABILIDAD DE FORMAR GOBIERNO NO ES DEL PSOE: ¿POR QUÉ NADIE QUIERE APOYAR A RAJOY?

noguera140716

Todos parecen mirar al PSOE como si fuera el responsable de que se forme Gobierno en este país. Algo que me parece, no solamente injusto, sino interesado.

Ciudadanos ha decidido que se abstendrá en la segunda votación para facilitar que el PP y Rajoy puedan gobernar. Pues me parece una decisión correcta, pese a lo mucho que Rivera ha dicho y ha insistido que Rajoy era responsable de lo que ha ocurrido en este país. Pero Ciudadanos puede permitirse esa abstención.

De la misma forma que Ciudadanos y Rivera podrían abstenerse para facilitar un Gobierno presidido por Pedro Sánchez; ya que hablan de “moderación y centrismo”. Pero lo que me parece desmedido es que se pretenda que el PSOE también se abstenga.

Como desmedido y absurdo me parece que lo planteen otros partidos como el PNV que le dice un NO a Rajoy pero mira al PSOE para que este desbloquee la situación.

¿Por qué se le presiona al PSOE, a su líder y a sus votantes? ¿Por qué da la impresión de que unos tienen más responsabilidad que otros? ¿Responsabilidad en base a qué?

El PSOE y Pedro Sánchez deben ser responsables con sus votantes, coherentes con lo que han dicho y defendido, y responsables con los españoles no permitiendo un Gobierno que consideran perjudicial para el bienestar común. ¿Acaso el PSOE cree que es bueno para este país que gobierne Rajoy? Si no lo cree, no puede facilitar su Gobierno, aunque planee la amenaza de unas terceras elecciones.

Lo más sorprendente de este juego de ajedrez no es que se presione al PSOE desde todos los frentes y estirando la cuerda por todas partes. Incluido Podemos que, en muchas ocasiones, estaría mejor callado y más después de que es directamente responsable de las segundas elecciones celebradas en junio.

Lo más sorprendente, como digo, es ver que Rajoy pretende que se le dé un cheque en blanco, que se le garantice “estabilidad” para gobernar, que se le vote o se abstenga de forma positiva, y todo lo pide con los brazos cruzados, sin realizar ninguna negociación ni concesión, sin poner encima de la mesa nada a cambio (ni dimisiones, ni cambio de leyes, ni cambio de políticas).

Rajoy se cruza de brazos, pretende seguir adelante con una política conservadora que, aunque haya sido el partido más votado, es el minoritario de un parlamento en el cual no ha conseguido, hasta el momento, ni un solo apoyo, a excepción de la abstención, en segundas vueltas y por compasión de Ciudadanos.

¿Eso es lo que Rajoy entiende por consenso, negociación, parlamentarismo?

Es decir, quiere que el apoyo se le dé GRATIS, o mejor dicho, encima tragándose todos los partidos lo insufrible, intolerable, bochornoso del PP.

¿Por qué ni un solo medio de comunicación le ha preguntado a Rajoy qué va a ceder él a cambio de una abstención? ¿Qué está dispuesto a modificar de sus autoritarias e impopulares leyes? ¿Qué pacto de Gobierno pondrá encima de la mesa para que sea analizado y debatido?

Cuando Rajoy se reúne con los líderes políticos, aparte de vaguedades y frases grandilocuentes y vacías (más parecidas a un programa de Barrio Sésamo – “arriba y abajo, cerca y lejos” -) ¿qué lleva en las manos? ¿Qué compromisos ofrece? ¿Qué puede presentar por escrito?

No es al PSOE a quien le corresponde llevar sobre sus espaldas una supuesta responsabilidad para permitir que el PP gobierne, aunque sea el único partido que ha subido en escaños.

Sólo hay un responsable que facilitaría las cosas: Rajoy. Probablemente su salida del Gobierno, probablemente un decálogo de propuestas económicas que no tenga el tufo de Montoro, probablemente una anulación de leyes como la de Educación o la de Justicia, probablemente una limpieza interna y externa de sus cargos públicos imputados (que aún siguen protegidos como el caso de Rita Barberá u otros tantos), … hay muchos pasos que el PP podría dar para mejorar su imagen, indicar que quiere cambiar, eliminar las malas hierbas. Pero ni Rajoy ni el PP quieren eso. El PP y Rajoy quieren seguir haciendo lo mismo, gobernando igual, legislando igual, y financiándose igual.

Sencillamente quieren que los votos conseguidos invaliden todas las ilegalidades e inmoralidades que han cometido. Como si los votos “absolvieran” los pecados.