LA FORMACIÓN DE UN GOBIERNO PROGRESISTA ES UNA NECESIDAD

LA FORMACIÓN DE UN GOBIERNO PROGRESISTA ES UNA NECESIDAD

berzosa210116

La publicación del Informe de Oxfam Intermón vuelve a ofrecer unas cifras escalofriantes acerca de la desigualdad en el mundo y en España. Para darnos una idea del mundo tan desigual en el que nos está tocando vivir basta con subrayar que 62 personas poseen la misma fortuna que 3.660 millones de personas, esto es la mitad de la población mundial. En España los 20 españoles más ricos tienen tanto como el 30% más pobre. La pobreza y la exclusión social han crecido de una manera preocupante.

Muchos más datos se pueden ofrecer acerca de los daños que la crisis ha causado, así como las políticas económicas puestas en marcha, tales como el aumento del trabajo temporal y a tiempo parcial en personas que desean hacerlo a tiempo completo, según datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), así como bajada de salarios bastante generalizada, y pérdida de derechos laborales y sociales.

Hay muchas situaciones de emergencia social, como los desahucios que se siguen dando, la malnutrición infantil, la pobreza energética, entre tantos otros. A su vez como resultados de los recortes, las listas de espera crecen en una espléndida sanidad pública; el número de profesores ha disminuido, aumentando por consiguiente el número de estudiantes por aula; la subida de tasas universitarias con recortes de las becas ha expulsado a bastantes estudiantes, que no tienen recursos, de la universidad.

La enumeración de los daños causados es muy grande, a la vez que cada día nos enteramos de nuevos casos de corrupción y del mal uso de los recursos públicos que han generado un despilfarro considerable sin que se pidan responsabilidades por la mala gestión, que ha respondido a intereses personales o empresariales, mientras que se recorta en la educación, sanidad, dependencia, y otros bienes sociales. La situación es escandalosa, de ahí la necesidad de una regeneración democrática, así como de introducir las buenas prácticas en los administradores públicos con controles eficaces.

Es urgente atender la emergencia social, así como cambiar las tendencias que están contribuyendo a crear una sociedad muy desestructurada y en la que se rompe cada vez más el grado de cohesión social que había. Ante esta calamidad, que tendrá consecuencias para el futuro, encima hay que escuchar al presidente de Gobierno pedir un Gobierno de coalición que haga posible una estabilidad para mantener el crecimiento y la creación de empleo. El hecho de centrarse solamente en estas dos cosas ya demuestra la estrechez de miras del responsable del Gobierno. Pero, además de esta falta de visión general, que demuestra una baja estatura política, hay que indudablemente interrogarse sobre qué tipo de crecimiento y de empleo se está hablando. Los datos son suficientemente significativos acerca de los resultados del crecimiento que está teniendo lugar, que favorece a los de arriba y condena a los de abajo.

Hay demasiados problemas sociales y políticos para que los políticos de las diferentes fuerzas progresistas no se pongan de acuerdo para combatir las privaciones, desigualdades, corrupción, fraude fiscal, ley mordaza y de educación. Me gustaría, como a tantos votantes, que en los debates que está habiendo acerca de la formación de los grupos parlamentarios y de posibles acuerdos, se plantearan cuestiones de fondo, y no solamente de repartos de poder. De modo que resultaría interesante saber qué planes se tienen para combatir la desigualdad, las privaciones que hemos enumerado, así como las medidas que hay que arbitrar para la regeneración democrática. A su vez, sería importante conocer los programas acerca de la problemática de los refugiados, emigrantes, cambio climático y degradación medioambiental, y las medidas para dar impulso a la investigación, la cultura y la cooperación al desarrollo.

Se han hecho tantos daños y hay tantos damnificados que las tareas son ingentes, pero hay que saber establecer prioridades, con el fin de lograr un denominador común, lo que no debe resultar tan difícil, si se está de acuerdo en el diagnóstico de la situación, y a partir de ahí arbitrar medidas que conduzcan a cambiar el rumbo actual. Hay suficientes estudios serios y rigurosos que pueden servir de guía de actuación. A los partidos hay que pedirles que sean capaces de negociar y pactar, que es lo que está demandando una parte de la sociedad, que se mantiene crítica sobre las políticas que se están practicando, que se hacen en función de los grandes intereses que se materializan en los distintos mercados, y que van en contra de los derechos de ciudadanía. El no conseguir un acuerdo frustraría la esperanza y la ilusión que se han manifestado en las últimas elecciones.

Un ejemplo del sentir de bastantes ciudadanos, además del que se manifiesta en las encuestas, se dio en el acto que tuvo lugar el martes 19 en el auditorio Marcelino Camacho de Comisiones Obreras en apoyo de los trabajadores de Airbus, que se enfrentan a la petición de bastantes años de prisión por llevar a cabo una huelga. El acto, según me informan, fue bastante emotivo y hubo muchas intervenciones, de sindicalistas y trabajadores, pidiendo la unidad de las fuerzas de izquierda para desplazar del poder al Partido Popular. El retroceso en el ejercicio de las libertades está siendo muy elevado.

En suma, la formación de un Gobierno progresista es una necesidad urgente para evitar el progresivo deterioro de la situación social. El desafío es grande, pues no es tarea fácil restañar tantas heridas causadas, al tiempo que hay que ser conscientes de los retos que hay ante sí por los numerosos problemas que se han ido acumulando, y no digamos si se pretende influir para modificar las tendencias dominantes que hay en la Unión Europea, y que tal como están las cosas suponen una limitación importante en las acciones de los Gobiernos. Pero gobernar es arriesgar, sobre todo cuando se llevan en las propuestas objetivos de cambio. Hay que intentarlo, pues un cambio tranquilo y profundo es deseable, si se quiere lograr un desarrollo humano y sostenible, y no solamente un crecimiento depredador de la naturaleza y que empobrece a los trabajadores.