LA ÉTICA ES RENTABLE

Las grandes compañías se están dando cuenta que la reputación es un elemento determinante si pretenden subsistir en un mundo que cambia a gran velocidad, y donde los consumidores sustituyen a una empresa por otra en un clic. Con el fin de mejorar su imagen y fomentar la transparencia, todas ellas, anualmente en sus informes, presentan a la sociedad y a sus accionistas, las numerosas iniciativas que están tomando en la denominada responsabilidad social corporativa. Iniciativas, que creen que si van con un sello o con un premio serán mejor valoradas.

Pero, ¿hasta qué punto es verdad? Porque en muchos casos, las personas perciben una doble moral, como afirmaba Russell: una que se predica (en los libros de estilo, de valores y de aspiraciones de empresa, en las comparecencias públicas de sus máximos representantes) y no se practica; y otra, que se practica (aparece reflejada en las encuestas de clima laboral interno) y no se predica. Un ejemplo, según el índice Deloitte Shift, un 80 de por ciento de las personas están insatisfechas en sus trabajos.

Nos encontramos en un momento determinante para la economía y para los distintos actores que en ella operan. Y es preciso redefinir una acción colectiva de los ciudadanos en la sociedad y en las empresas. Se es ciudadano las veinticuatro horas del día, y no es admisible que se intente dejar esa ciudadanía colgada en una percha cuando se entra en determinadas empresas a trabajar. ¿Por una cuestión de derechos? Sí, porque los trabajadores ante todo son persona. Pero también por una cuestión de beneficio económico.

Personas, ante todo personas, por encima del cortoplacismo de las cifras. Personas, que cuando se encuentran en un espacio de confianza y colaboración aumentan su sentimiento de pertenencia hacia la empresa y con él su productividad, lo que redunda en mayores posibilidades de viabilidad y beneficios para las organizaciones, al ser lugares más estables, abiertos e innovadores.

El estudio “La lógica del compromiso: una palanca crítica para cambiar”, realizado por Watch&Act, en el año 2018, señalaba que incrementar el compromiso de los empleados puede aumentar la innovación en un 250 por ciento, elevar las ventas hasta el 370 por ciento, reducir el absentismo laboral hasta un 37 por ciento, reducir la rotación no deseada en plantilla y disminuir los errores en las tareas entre un 65 y un 41 por ciento.

Las empresas se están centrando en muchas ocasiones en su reputación externa, y hacen bien. Pero, los esfuerzos, hay que hacerlos primero, o en paralelo, en la reputación interna. Esa que se construye con espacios de confianza, de colaboración y de seguridad internos, que hacen que se avance juntos. Espacios que incentivan el esfuerzo, la eficacia y de nuevo la productividad.

Cuando se habla de ética, como señala Adela Cortina, se habla de la necesidad de empoderar a las personas y sus instituciones para transformar una realidad muchas veces injusta. Por eso, la ética en la economía, en los negocios y en las empresas adquiere un papel esencial en la construcción de una sociedad justa.

En estos momentos, frente a la sensación de impunidad que la ciudadanía percibe en ciertos sectores económicos, el mejor antídoto es que esos sectores vuelvan a la fortaleza moral que se predica y práctica. A una moral que nos imponemos individual y colectivamente desde la libertad, pero con el objetivo de la dignidad para todos los seres humanos. Solo de esa manera aprenderemos a tomar decisiones moralmente justas y económicamente beneficiosas.

La ética es rentable y hay que dar publicidad, a las victorias concretas, por muy pequeñas que parezcan, porque como decía Machado el camino se hace al andar.

Un paso importante es el que este verano dio Business Roundtable, donde se encuentran las empresas más importantes de EEUU. Tras dar la primacía a los accionistas en las corporaciones desde 1997, ahora en los principios de Gobierno Corporativo describe un estándar moderno para la responsabilidad corporativa donde sitúa al accionista, y generar valor a largo plazo para el mismo, al mismo nivel que dar valor a sus clientes, invertir en los empleados, tratar de manera justa y ética con sus proveedores y apoyar a las comunidades en las que trabajan.

Todo un acierto en un mundo en cambio.

 

P.D.: “Declaración sobre el propósito de una corporación de Business Roundtable

Los estadounidenses merecen una economía que permita a cada persona tener éxito a través del trabajo duro y la creatividad y llevar una vida de sentido y dignidad. Creemos que el sistema de libre mercado es el mejor medio para generar buenos empleos, una economía fuerte y sostenible, innovación, un ambiente saludable y oportunidades económicas para todos.

Las empresas desempeñan un papel vital en la economía al crear empleos, fomentar la innovación y proporcionar bienes y servicios esenciales. Las empresas fabrican y venden productos de consumo; fabricar equipos y vehículos; apoyar la defensa nacional; cultivar y producir alimentos; brindar atención médica; generar y entregar energía; y ofrecen servicios financieros, de comunicaciones y otros servicios que apuntalan el crecimiento económico.

Si bien cada una de nuestras empresas individuales cumple su propio propósito corporativo, compartimos un compromiso fundamental con todos nuestros grupos de interés. Nos comprometemos a:

  • Entregando valor a nuestros clientes. Promoveremos la tradición de las empresas estadounidenses que lideran el camino para cumplir o superar las expectativas de los clientes.
  • Invertir en nuestros empleados. Esto comienza con compensarlos de manera justa y proporcionar beneficios importantes. También incluye apoyarlos a través de capacitación y educación que ayudan a desarrollar nuevas habilidades para un mundo que cambia rápidamente. Fomentamos la diversidad y la inclusión, la dignidad y el respeto.
  • Tratar de manera justa y ética con nuestros proveedores. Estamos dedicados a servir como buenos socios para las otras compañías, grandes y pequeñas, que nos ayudan a cumplir nuestras misiones.
  • Apoyando a las comunidades en las que trabajamos. Respetamos a las personas en nuestras comunidades y protegemos el medio ambiente adoptando prácticas sostenibles en todos nuestros negocios.
  • Generando valor a largo plazo para los accionistas, que proporcionan el capital que permite a las empresas invertir, crecer e innovar. Estamos comprometidos con la transparencia y el compromiso efectivo con los accionistas.

Cada uno de nuestros grupos de interés es esencial. Nos comprometemos a entregar valor a todos ellos, para el futuro éxito de nuestras empresas, nuestras comunidades y nuestro país”.