LA EDUCACIÓN NO ES IGUAL PARA TODOS

El PP ha hecho barbaridades donde ha gobernado, y así lo estamos viendo con temas relacionados con la corrupción, el despilfarro, la mala gestión y la cajas B, y los asuntos mafiosamente turbios ante los que ya nos tienen curados de sorpresa y vergüenza. Y siempre parece que no puede existir nada más, que ya hemos tocado fondo, pero no es así. Cada día seguimos desayunándonos con más abuso de poder, utilización de las instituciones públicas en beneficios personales, mentiras, chanchullos, engaños, nepotismo, ….

Lo que no esperábamos es que también hubieran puesto sus zarpas en la Universidad.

Hasta ahora, los hemos visto mintiendo con presupuestos falsos que luego no han cumplido, al tiempo que han rebajado drásticamente los pilares del Estado de Bienestar, fundamentalmente en Educación, Sanidad y Dependencia. No es una opinión, sino hechos contrastados que, desde que el PP gobierna, se han producido tres modificaciones estructurales en el área social:

  • Se reducen presupuestos públicos;
  • Se suben tasas, pagos de medicamentos, matrículas más caras, máster impagables, rebajas de becas y subvenciones, ….;
  • Y se privatiza todo, desde la sanidad hasta las residencias de ancianos (que algún miembro del PP ha hecho caja con este tema), y las universidades, apareciendo toda clase de nuevas propuestas privadas, carísimas, pero como oferta para aquellos que no pueden acceder por notas a la pública.

Lo cierto es que, desde que el PP gobierna, se rompió drásticamente la igualdad de oportunidades para todos los españoles.

Esa fue la red social, creada durante la transición y los gobiernos socialistas, que nos hizo progresar, no solo como individuos, sino también como país, haciéndonos más sanos, más formados, más seguros en nuestro proyecto de vida.

Pero el liberalismo exacerbado del PP sigue pensando en que lo público debe ser solo para excluidos, pobres, y gente de escala social baja, por ello, no merece la pena invertir en su “calidad”. Hasta aquí, nos parecía lo más obvio considerando el pensamiento ultraconservador del PP en materia social. Ahora bien, el abuso y mal uso se produce ya con el caso Cifuentes.

El mayor problema de Cifuentes ha sido aprovecharse de uno de los pilares más importantes para el desarrollo personal, la Educación, al tiempo que se está negando el acceso a muchos jóvenes por cuestiones fundamentalmente económicas. Sobre todo, cuando la inversión en Educación en nuestro país no está en la media europea.

España ocupa el quinto puesto por la cola en el gasto público que los países de la UE destinan a educación, (está sólo por delante de Rumanía, Irlanda y Bulgaria e Italia (4,0%), según los datos hechos públicos por Eurostat. España es el 23º de los 28 países de la UE en cuanto al porcentaje de dinero público destinado a educación.

Estudiar en España se ha convertido en un lujo; no resulta fácil mantener a un [email protected] haciendo el grado universitario, y luego un máster, y los idiomas, y prepararlo para encontrar que luego el mercado laboral español no está preparado para acoger a jóvenes formados. Lo que ha hecho Cifuentes con su engaño en la titulación ha sido insultar al sacrificio de muchas familias para pagar los estudios, y al sacrificio de muchos jóvenes enganchando estudios para poder acceder a un puesto mal pagado y en malas condiciones; ha sido también cuestionar el prestigio y la credibilidad de una de las pocas instituciones en las que confiábamos; y ha supuesto demostrar que, con el poder en la mano, no hay límites ni moral ni vergüenza para usurpar cualquier cosa, para ensuciar lo que se ponga por delante.

Cuando el PP deje de gobernar, habrá dejado la estructura social de España como un páramo de tierra quemada.