LA DEMOCRACIA DE LA VIDA COTIDIANA

En las sociedades de nuestro tiempo, uno de los mayores riesgos para la democracia es que se produzca un distanciamiento de los responsables políticos respecto al conjunto de los ciudadanos. Es decir, que se evolucione hacia una dualidad creciente entre unas élites del poder que se sitúan en posiciones de mayor altura social –y simbólica− y el resto de los mortales. Con modelos de interrelaciones mutuas cada vez más dualizadas y distanciadas.

Ver artículo completo en pdf