INFORME SOBRE EL INCREMENTO DE LA POBREZA Y LAS DESIGULADADES EN ESPAÑA: DESIGUALDAD Y DERECHOS SOCIALES. ANÁLISIS Y PERSPECTIVAS 2013.

A este descenso de la renta media ha contribuido la destrucción de empleo y las políticas impuestas de moderación salarial, además de las reducciones en las prestaciones sociales y el cambio en las políticas impositivas hacia un modelo tributario regresivo, que impone subidas de impuestos como el IVA o el aumento de los tipos marginales de IRPF, gravando las rentas medias y bajas y dejando fuera de la progresividad a las rentas más altas.

Se observa así un aumento sin precedentes de la desigualdad. Desde el inicio de la crisis, la diferencia entre la resta del percentil 80 y el percentil 20 ha crecido alrededor de un 30%.

Se puede afirmar que en la sociedad española existe un proceso de empobrecimiento paulatino, llegándose en el momento actual a un 26,8% de personas en situación de pobreza y exclusión social. Esto significa que casi un tercio de la población se encuentra “fuera de juego”, excluidos del crecimiento y sin perspectivas de futuro. Además, preocupa especialmente el incremento de la pobreza severa, aumentando en más del doble los hogares sin ingresos entre 2007 y 2012, en concreto se ha pasado de 300.000 a 630.000 hogares sin ingresos en cinco años.

Los recortes sociales y las medidas de contención del déficit público que se están aplicando durante la crisis económica están contribuyendo a empeorar la situación, porque van acompañadas de medidas muy regresivas en materia tributaria. Lo que está haciendo que la distribución de la riqueza sea totalmente desigual y su tendencia es a empeorar y a enquistarse de forma estructural si no se cambian las políticas económicas. Los recortes sociales del Estado del Bienestar resultan una pérdida de derechos que pueden provocar una quiebra definitiva en la sociedad española, arrojando a los más pobres a la marginalidad y a la vulnerabilidad extrema.