ESPAÑA ENTRE LAS MEJORES DEMOCRACIAS DEL MUNDO

Distintas instituciones realizan periódicamente estudios sobre el estado de la democracia en el mundo. En ellos, suele existir un apartado donde se establece un ranking de cómo está la democracia por países y regiones, en relación con parámetros que tienen que ver con las libertades, los derechos humanos, la igualdad, la corrupción, el funcionamiento de sus instituciones y la participación de los ciudadanos, entre otros.

Y aquí, como sociedad, tenemos que felicitarnos porque hemos construido colectivamente un país, España, que siempre sale entre las democracias más avanzadas del mundo. Una fortaleza democrática, que lejos de llevarnos a la autocomplacencia, tiene que servir para mejor y profundizar nuestra democracia en todos los ámbitos de la vida de los ciudadanos y de las instituciones. Porque la democracia es un camino de libertad e igualdad que hay que recorrer constantemente. Y en España, hay cuestiones relacionadas con la convivencia y la desigualdad que es urgente corregir

Dicho esto, es evidente que, frente a las campañas de desinformación, que pretenden presentar a España como un país antidemocrático, y frente al comportamiento intolerable de algunos países que protegen a huidos de la justicia dentro del marco democrático de la Unión Europea, informes de este tipo vienen a mostrar lo que todos sabemos que es real: Que vivimos en una de las mejores democracias del mundo.

El último ejemplo, es el informe The Global State of Democracy 2019, publicado por el Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (International IDEA), donde España aparece como la decimotercera democracia entre los 158 países analizados. Esta posición, significa que en un año España ha subido siete puestos, y obtiene una puntuación global de 0,77 sobre 1 como promedio de las calificaciones de los cinco grandes bloques que afectan a la democracia.

Esta mejora, sucede en un contexto donde, como señala el propio informe, a pesar del continuo aumento cuantitativo de la democracia en el mundo, la calidad de esta se está erosionando. La cuota de países que experimentan esta erosión democrática se ha más que duplicado en la década pasada en comparación con la década anterior. Norteamérica, Europa y Asia y el Pacífico son las regiones más afectadas, con más de la mitad de los países dañados. Lo que otorga si cabe mayor importancia a esta mejora de España.

Junto a los desafíos que tienen las democracias, también aparecen en este informe desarrollos democráticos positivos:

  • Más de la mitad de los países del mundo (62 por ciento, o 97 países) son ahora democráticos, en comparación con solo el 26 por ciento en el año 1975.
  • Más de la mitad de la población mundial, un 57 por ciento, ahora vive en alguna forma de democracia, en comparación con el 36 por ciento en el año 1975.
  • El número de democracias continúa aumentando, de 90 en 2008 a 97 en 2018. Y este aumento, se produce a pesar de una desaceleración en la expansión democrática global desde mediados de la década de 1990.
  • Hay fuertes demandas de democracia por parte de la población incluso en países y territorios que nunca han experimentado la democracia.
  • En promedio, las democracias tienen niveles más altos de igualdad de género y desarrollo humano y niveles más bajos de corrupción que los países no democráticos. Y las democracias también son países en general mejores para hacer negocios que las no democracias.

En definitiva, España entre las mejores democracias del mundo. Y lo sería más, si las formaciones políticas que pierden las elecciones y no tienen posibilidades de gobernar, facilitaran la constitución del gobierno a quien ganó las elecciones. Por la democracia y por los ciudadanos.