EL PSC RETA OTRA VEZ AL FEDERALISMO DEL PSOE.

No es la primera vez que escribo sobre las relaciones entre PSC y PSOE. Lo que quiere decir que no es la primera vez que el PSC se desolidariza del PSOE. Las anteriores disensiones concernían problemas de Cataluña, pero que importaban en España tanto como allí. Esta vez se trata de un problema puramente del Estado español: la investidura al Presidente del Gobierno.

Los representantes del PSC en el Comité Federal del PSOE han participado en él, con plenos derechos, cuando se ha celebrado para decidir sobre la abstención o el No en la investidura a Rajoy. La decisión final de abstención ha sido votada, sin discusión por parte de nadie en cuanto a la pureza del escrutinio. Los estatutos del PSOE, más aún la lógica política de un Partido con representación parlamentaria, señalan que la decisión se debe cumplir por los diputados que son sus representantes en las Cortes. El PSC dice que no la cumplirá. Es decir, que no acatará la decisión de la mayoría, lo que hubiera hecho si el Comité Federal hubiera decidido votar NO. Esto recuerda lo que dijo Trump: “Respetaré el resultado del escrutinio si me da la victoria”. Curiosa forma de interpretar la democracia.

Dato añadido, en el PSOE algunos diputados han anunciado que, por conciencia, no respetaran la decisión del Comité Federal. Son una minoría pero existen, y tendrán que someterse a las eventuales sanciones. En el PSC no se da tal situación, todos sus diputados, digo bien todos, votarán NO, como lo decidió su congreso ¡por 241 votos contra 1 abstención! ¡Bendita unanimidad! Ya se dio en las primarias entre Rubalcaba y Chacón: 100 por cien de los votos del PSC para Chacón. Desde luego el PSC es una piña. Quizás por ello va perdiendo terreno electoralmente desde años. ¿No será porque en él si se discrepa hay que irse? No lo sé y no quisiera que así fuera, porque en Cataluña hay excelentes y probados socialistas. Pero la unanimidad siempre es sospechosa.

Tal y como van las cosas Soraya Rodríguez tiene razón en pedir que se replanteen las relaciones entre PSC y PSOE. Hay que salir de un estatus puramente verbal y si existen textos que precisan aquellas que se publiquen. Recuerdo, una vez más, que los estatutos de los partidos de las autonomías deben ser ratificados por el Comité Federal del PSOE, y que deberían ir, sistemáticamente, adjuntas al PSC las siglas del PSOE. Todo esto no se da, porque el PSC es totalmente, totalmente insisto, autónomo por no decir independiente.

La última decisión de los diputados socialistas catalanes fue muy fácil de adoptar. Sabían, al votar NO, que no corrían ningún riesgo de enfrentar nuevas elecciones en Cataluña y su presencia en las Cortes españolas no es prioritaria: lo prioritario es Cataluña, y lo puedo entender si así lo dicen. Además tal postura les permite afirmarse como más izquierdistas que el PSOE y pueden afrontar mejor el embiste de Podemos. Políticamente se entiende en Cataluña, pero ¿no se puede considerar como egoísta en el resto de España? Los diputados que saben que deben abstenerse, a regañadientes, van a cumplir, ellos, con el mandato que han aceptado de su Partido al presentarse a los electores, afrontando por ello todas las imprecaciones e insultos mientras Iceta y el PSC quedarán limpios, puros y vírgenes de compromisos vergonzosos.

El PSC ha planteado el problema en términos que parecen ineludibles. Hay que ir a la solución recordando siempre que somos federalistas y demostrándolo. No será fácil, al igual que no lo es el encaje de Cataluña en España. Pero con buena voluntad y sentido común no es imposible conseguirlo, siendo lo que nos une más importante que lo que nos separa. Del protocolo, si existe tal protocolo y no se trata de una forma de acuerdo oficioso, al estilo de la constitución inglesa, hay que retirar todo lo que no se ha cumplido y no se va a cumplir, así habrá menos líos. La ruptura sería perjudicial para los dos partidos, ya que hay que hablar de dos partidos. Pero lo que desde luego hay que cesar es la participación de los representantes del PSC en debates del PSOE si no se comprometen a respetar las decisiones que se tomen, cueste lo que cueste, como hacen los demás. Hoy se trata de vulnerar un acuerdo del Comité Federal ¿qué ocurriría si un día el PSC decide no respetar los acuerdos de un congreso del PSOE? No pueden seguir siendo miembros privilegiados. En el Partido Socialista no pueden existir dos clases de afiliados con obligaciones diferentes.