EL PROBLEMA DE LA SUSPENSIÓN DE LOS FONDOS ESTRUCTURALES Y DE COHESIÓN A ESPAÑA Y PORTUGAL

EL PROBLEMA DE LA SUSPENSIÓN DE LOS FONDOS ESTRUCTURALES Y DE COHESIÓN A ESPAÑA Y PORTUGAL

Como es sabido, la errática política fiscal de la derecha española, ya analizada en otras columnas[1], ha conducido a que el Consejo de la Unión Europea declarara el 16 de julio de 2016 que nuestro país no había tomado las medidas necesarias para corregir el déficit público excesivo, lo que abría la puerta a la imposición de una sanción[2] y a la suspensión de una parte o de la totalidad de los fondos estructurales y de cohesión.

En el primer caso, teniendo en cuenta también que el actual gobierno se encuentra en funciones, y la vista de la exposición razonada remitida por el ministro de Economía, la Comisión optó por cancelar la multa por la desviación del déficit público del Estado español.

Esta decisión es acertada, pues aun cuando el Partido Popular es al menos en parte responsable del desaguisado, al haber introducido rebajas fiscales en período electoral, lo cierto es que en un momento en el que crece la desafección y la desconfianza hacia el proyecto europeo como consecuencia de la crisis económica, habría sido muy poco oportuno mostrar que la prioridad de la Comisión no son las inversiones sostenibles y el empleo, sino castigar a los países que violan el sacrosanto límite del 3 por ciento de déficit público sobre el Producto Interior Bruto, tal y como afirmó en su comunicado la Unió de Europeístas y Federalistas de España[3].

Sin embargo, esta discrecionalidad en cuanto a la imposición de sanciones, en la que interviene también el Consejo, con capacidad para anularla, es inexistente en el caso de la suspensión de al menos una parte de los fondos más arriba citados, pues ésta tiene una naturaleza automática.

En la legislatura pasada, el Partido Popular Europeo, en el que milita Mariano Rajoy, logró aprobar una modificación legal en el Parlamento Europeo, con el voto en contra de los socialistas, que en efecto articula la llamada “macro-condicionalidad”, es decir, el congelamiento de la política de cohesión y de los fondos estructurales en aquellos Estados miembros que incurran en déficit excesivo y que sean clasificados como incumplidores por el Consejo (caso de España y Portugal).

La lógica sin duda es perversa, pues se penaliza a los ciudadanos (y residentes), en este caso de Estados miembros que necesitan esta financiación para estimular la inversión y la creación de empleo, por las políticas equivocadas de sus gobiernos.

Eso sí, si bien es cierto que el malhadado artículo 23(9) del Reglamento 1303/2013 obliga a la Comisión a proponer al menos una suspensión parcial de los fondos, no se establece un plazo, por lo que la obligación es difícilmente exigible. Aun así, la Comisión se arriesga a incumplir el Derecho comunitario si no toma iniciativa alguna.  Lo que sí puede hacer el ejecutivo de la Unión es proponer una suspensión testimonial, sin efectos prácticos, como por ejemplo sugirió el eurodiputado socialista español Jonás Fernández en el marco del diálogo estructurado entre la Comisión y el Parlamento Europeo sobre esta cuestión, celebrado en Estrasburgo el lunes 3 de octubre de 2016.

Asimismo, es el Consejo, que reúne a los 28 ministros de finanzas de la Unión, la institución que puede anular la suspensión que proponga la Comisión, por mayoría cualificada. Sería en efecto muy importante que así fuera, si se quiere en serio apoyar la recuperación económica en el sur de Europa y mantener, cuando no ampliar, la confianza de los ciudadanos en la construcción europea.

La llamada macro-condicionalidad es una mala idea que debe ser inaplicada tanto como permita el marco legal vigente. Solo así se podrá establecer una verdadera Europa federal fundada sobre la solidaridad y la responsabilidad compartidas, y no sobre sanciones y castigos a los Estados miembros en peor situación.

[1] Véase http://www.fundacionsistema.com/el-deficit-publico-de-espana/ y http://www.fundacionsistema.com/las-mentiras-fiscales-de-la-derecha/

[2] Véase http://www.fundacionsistema.com/la-multa-a-espana-por-incumplimiento-del-deficit-publico/ y http://www.fundacionsistema.com/la-comision-europea-decide-no-multar-a-espana-y-portugal-por-deficit-excesivo/

[3] Véase http://www.uefspain.eu/posicion-de-uef-espana-ante-la-decision-de-no-sancionar-a-espana/