EL NUEVO FEMINISMO

En un contexto internacional marcado por la incertidumbre en todos los órdenes vivenciales, el movimiento feminista adquiere un papel de primer nivel, en un escenario en el que la ciudadanía exige más democracia con políticas efectivas que luchen contra las desigualdades. Una de las desigualdades más significadas es la de género, debido al predominio histórico de un sistema social dominante de naturaleza patriarcal, que ha relegado a las mujeres a una posición secundaria respecto a los varones a lo largo de la historia. Teniendo en cuenta que actualmente estamos ante un
debate sobre la necesidad de avanzar en la Declaración Universal de Derechos Humanos, es preciso incorporar explícitamente un punto relativo a la igualdad de género.