EL INCOMPRENSIBLE VOTO DEL PP Y CIUDADANOS SOBRE LA EXHUMACIÓN DE FRANCO

La postura del PP y Ciudadanos ante la exhumación del dictador hace que me vengan a la memoria unas palabras que escribió Benedetti: la conciencia es incómoda, impalpable, invisible pero incómoda…

“En el Valle de los Caídos sólo podrán yacer los restos mortales de personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil española, como lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas de la contienda”. Con estas treinta y cinco palabras, el próximo jueves trece de septiembre, la democracia española pasará otra página de su trágica historia, y nuestra democracia será de mayor calidad. Más digna.

Ese día, en el Congreso, se convalidará el Real Decreto–ley 10/2018, de 24 de agosto, por el que se modifica la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura.

Ese día, por fin, se convalidará el marco legal que regula la exhumación y el traslado de los restos del dictador Francisco Franco fuera del Valle de los Caídos. Un texto, que garantiza el derecho de la familia a participar en el proceso, aunque ésta se haya negado. Un texto, que avanza en el cumplimiento del contenido de la ley de Memoria Histórica, aprobada en 2007; de las recomendaciones del grupo de expertos aprobadas en 2011; de reiteradas peticiones de Naciones Unidas como la realizada en el año 2014, y del pronunciamiento del Congreso de los Diputados, el 11 de mayo de 2017, cuando aprobó una proposición no de ley donde instaba al Ejecutivo a “afrontar, de forma decidida y urgente”, las recomendaciones que en 2011 elaboró el grupo de expertos sobre el Valle de los Caídos, donde se pedía “dar cumplimiento preferente” a la exhumación de los restos del dictador.

Hasta aquí, todo correcto en cualquier democracia, porque un dictador no puede tener una tumba de Estado. Lo extraño comienza cuando determinadas fuerzas políticas, PP y Ciudadanos, se desmarcan ahora de esta exhumación. No tiene sentido. Y demuestra la ceguera y la ansiedad electoral en la que se encuentran.

Esta cuestión es un tema democrático, de todos. No de derechas o de izquierdas. De todos los demócratas, independientemente de su ideología.

¿No saben que la finalidad original que motivó la construcción del Valle de los Caídos fue acoger únicamente los restos de fallecidos con ocasión de la guerra civil? Sí lo saben, pero creen que van a conseguir un puñado de votos.

¿No creen que es bueno despojar al Valle de los Caídos de cualquier connotación ideológica y política, atendiendo únicamente la dimensión moral de la memoria? ¿No creen que eso solo será posible si los enterramientos se reservan únicamente como estaba previsto para los restos de las víctimas y los muertos de la guerra civil? Sí lo creen, pero prima en ellos la calculadora electoral.

¿No saben que la Comisión de expertos para el futuro del Valle de los Caídos recomendó que los restos del general Francisco Franco fueran trasladados al lugar que designe la familia o en su caso al lugar que sea considerado digno y más adecuado? Sí lo conocen, pero sueñan con votos.

¿No recuerdan que la proposición no de ley que aprobó el Congreso explicita la voluntad de los representantes de la ciudadanía de proceder a la exhumación y de hacerlo, además, de forma no sólo urgente sino también preferente? ¿No recuerdan el mandato que el Congreso de los Diputados dirigió al Gobierno para su cumplimiento a la mayor brevedad? Sí lo recuerdan, pero buscan el apoyo de algunos nostálgicos.

¿Quieren consagrar de manera expresa el Valle de los Caídos como lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje igualitario a todas las víctimas? ¿Quieren que el Valle de los Caídos deje de ser un lugar de memoria franquista y nacional-católica y se reconvierta en un espacio para la cultura de la reconciliación, de la memoria colectiva democrática y de dignificación y reconocimiento de las víctimas? Quiero creer que sí.

Pero, ¿por qué se ponen de lado en este momento histórico? Antes que los votos está la democracia. Antes que los votos está la dignidad de las víctimas. Están a tiempo de rectificar. Pero ya sabemos que la conciencia es incómoda, impalpable, invisible pero incómoda…

Entonces, si finalmente no aprueban la exhumación, ¿por qué será PP y Ciudadanos?