EL CIS Y LA POLÍTICA DE VIVIENDA EN ESPAÑA

La encuesta del gubernamental Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) realizada entre los días 1 y 11 de junio de 2019 incluyó un amplio número de preguntas sobre el problema de la vivienda en España y sobre la cuestión de la vivienda en alquiler. De las respuestas se deduce que la vivienda en propiedad sigue siendo la forma favorita de tenencia de la vivienda en España y que los españoles apoyan políticas de vivienda más agresivas que las llevadas a cabo en los últimos años. El alquiler cuenta con más partidarios de lo que hasta hace poco ha sido lo habitual.

Entre las 2.974 entrevistas realizadas en la encuesta citada un 75,1% de los entrevistados vive en una vivienda en propiedad y el 18,4% lo hace en una vivienda de alquiler. Dicho  resultado es coherente con lo que señalan dos encuestas del INE, la Encuesta Continua de Hogares y la Encuesta de Condiciones de Vida, en  especial en lo relativo a la proporción de hogares que viven de alquiler (17,8% y 17,5%, respectivamente, con datos referidos a 2018.

Entre los entrevistados que viven de alquiler, casi el 60% no reside en una vivienda en propiedad por falta de recursos, o considera como provisional su condición de arrendatarios. Un 28,7% de los arrendatarios  prefiere vivir de alquiler. Planteada la cuestión general de la preferencia entre propiedad y alquiler a todos los entrevistados,  el 81,8% prefiere comprar una vivienda propia y el 12,9% prefiere el alquiler.

El derecho a la vivienda, reconocido en la Constitución de 1978, debe de ser protegido  de manera activa por el gobierno español. Para garantizar tal derecho, un 52,8% de los entrevistados favorables a proteger el derecho a la vivienda es partidario de que se construyan viviendas sociales para los hogares que carecen de recursos económicos. Un 41,8% de dicho grupo de entrevistados opina que se debe de practicar una política de limitación del precio de los alquileres y un 31,4% opina que se debe de socializar el suelo  para  que no encarezca el precio de la vivienda.

A pesar de la opinión más favorable a la vivienda en propiedad, un 75,4% opina que el alquiler da mayor libertad para moverse y cambiar de vivienda. A continuación  un 66,4% piensa que “siempre es mejor comprar que alquilar”. Destaca  la opinión de un 54,6% de los entrevistados, de que  “si no se tiene un piso en propiedad, cuando te jubiles no podrías pagar un alquiler”.

La encuesta del CIS plantea alternativas acerca de cómo fomentar la vivienda en alquiler. Entre las respuestas  nada menos que un 87,6% opina que  es preciso aumentar la seguridad para el arrendador, garantizando el cobro de la renta. Un 86% defiende que se fomente la construcción o rehabilitación de viviendas para destinarlas  al alquiler, un 83,2% es partidario de crear un parque de vivienda pública de alquiler. Por último, un 82,5%  es partidario de aumentar la reserva de vivienda protegida (VPO) en los planes urbanísticos.

Descendiendo a una cuestión más inmediata, un 61,6% opina que los pisos son caros o muy caros  en la zona de residencia y un 47,7% piensa que los precios de los alquileres  están subiendo algo o mucho en dicha zona.  Entre quienes creen  que los precios de los alquileres están subiendo, un 35%  achaca la subida a la especulación, un 32,7% opina que  “hay pocos pisos que se alquilen”, y el  15,3% lo atribuye “a que hay muchos pisos dedicados al alquiler turístico”.

De los resultados de la Encuesta del CIS  se deriva que la propiedad sigue siendo la forma de tenencia  de la vivienda preferida en España y que son numerosos los hogares que comprarían si dispusieran de los recursos necesarios. Aparece también una proporción menor pero  significativa de personas que prefieren vivir de alquiler

Ante las dificultades de acceso a la vivienda en España, los entrevistados  son partidarios en su mayoría de desarrollar actuaciones enérgicas en materia de política de vivienda. Entre tales actuaciones destacan  la construcción directa de viviendas sociales para los hogares sin recursos económicos, el destino a vivienda protegida de buena parte de los nuevos desarrollos urbanísticos, la limitación de los precios de los alquileres y  la creación de un parque público suficiente de viviendas en alquiler. El fomento del alquiler es bien visto por una amplia mayoría de entrevistados.

El español medio, según la Encuesta del CIS de junio de 2019, no parece confiar en  que el mercado resuelva el serio problema de acceso a la vivienda. De ahí que apueste, pujes, por una presencia activa de las administraciones públicas en la solución del problema.