EL BANCO CENTRAL EUROPEO PLANTEA REACTIVAR EL PROGRAMA DE COMPRA DE DEUDA PÚBLICA

EL BANCO CENTRAL EUROPEO PLANTEA REACTIVAR EL PROGRAMA DE COMPRA DE DEUDA PÚBLICA

Dada el limitado presupuesto de la Unión Europea (un 1 por ciento del PIB comunitario) y la falta de una capacidad fiscal anticíclica de la Eurozona, la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) sigue siendo la principal palanca para impulsar el crecimiento económico en la zona euro.

Como señalaba Martin Wolf en un reciente artículo, “la recuperación de la Eurozona, tal vez su propia supervivencia, se debe más al BCE que a cualquier otra institución”[1]. En efecto, medidas como el recorte de los tipos de interés, las líneas de préstamos condicionadas a la banca, y sobre todo, el programa de compras de deuda pública iniciado en enero de 2015[2], sostuvieron la recuperación económica, si bien no ha sido suficiente para alcanzar el objetivo de inflación, si se tiene en cuenta que la tasa de inflación subyacente (es decir, excluyendo los elementos volátiles como los alimentos y la energía) lleva diez años por debajo del 2 por ciento[3].

Cabe recordar que la baja inflación no es mala en sí misma, dado que los consumidores agradecen que los precios no suban. Ello no obstante, este nivel tan reducido normalmente indica que la economía no está operando al máximo de su capacidad. Esta impresión se confirma por el hecho de que la economía de la Eurozona no se encuentra en condiciones de pleno empleo (lo que sí es el caso en los Estados Unidos de América).

Sin embargo, el BCE puso fin de manera prematura al programa de compra de bonos soberanos el 31 de diciembre de 2018[4], frente a las recomendaciones en sentido contrario de distintos analistas. Así, en esta misma columna, un artículo del 18 de mayo de tal año manifestaba serias dudas respecto de la conveniencia de tal decisión, señalando que “la evolución de la inflación (…) que sigue estancada, no parece compadecerse ni con la aminoración de las compras de bonos, ni con la eliminación de la referencia a la posibilidad de revertir esta decisión (…) los datos (…) justifican una mayor cautela respecto de una retirada temprana de los estímulos monetarios por parte del BCE (…) si los datos de mayo de 2018 confirmaran las tendencias macroeconómicas reseñadas, el BCE debería aumentar tanto la cuantía como la duración de su plan de adquisiciones cuando el 14 de junio del mismo año celebre la próxima reunión sobre política monetaria”[5]. Pero lo que se anunció en esa fecha fue todo lo contrario, es decir, el fin del programa de compras, lo que fue igualmente comentado con cierto escepticismo en un artículo publicado el 15 de junio de 2018[6].

Igualmente, críticos con el anuncio del BCE se mostraron otros autores a partir del otoño de 2018. El 15 de noviembre los periodistas Claire Jones y Patrick McGee informaban del dilema al que se enfrentaba el BCE de mantener la fecha prevista de finalización del programa (el ya aludido 31 de diciembre) al tiempo que se hacía evidente la crisis de la industria automovilística alemana[7]. Pocos días después Melvyn Krauss pedía que el plan se mantuviera al menos hasta el 31 de marzo de 2019[8], mientras que el editorial del Financial Times recomendaba al BCE “reconsiderar el fin de las compras de bonos”[9]. Finalmente, Wolfgang Munchau concluía el 17 de diciembre que la clausura del programa de adquisición de deuda pública era una “mala noticia” y aconsejaba reiniciarlo[10].

El BCE aplicó una primera corrección su decisión del 14 de junio de 2018 el 7 de marzo de 2019, al extender el plazo de los tipos de interés actuales, y reactivar el programa de crédito condicional a los bancos[11]. Este anuncio confirmó, en mi opinión, el error de la clausura del plan, y por lo que aconsejé, en un artículo publicado pocos días después, su reactivación, incluso su ampliación a la compra de acciones y las transferencias directas de liquidez a los residentes de la Eurozona[12].

Posteriormente, el 10 de abril del mismo año 2019, el BCE mantenía la vigencia de los tipos de interés actuales (el de referencia se encuentra en el 0 por ciento, y el del depósito ante el propio instituto monetario en el -0.4%)[13], si bien el 6 de junio ampliaba su vigencia mínima del del 31 de diciembre de 2019 al 30 de junio de 2020[14], lo que no es baladí.

Finalmente, el Financial Times del 17 de junio de 2019 informaba de que el presidente del BCE, Mario Draghi, había insinuado que era posible “un estímulo adicional en forma de recortes a los tipos o incluso compras de bonos”[15], lo que fue corroborado en su discurso del 18 de junio[16]. El mismo medio informaba pocas semanas después de la ralentización de las manufacturas germanas, apuntando a la adopción de nuevas medidas monetarias por el BCE el 25 de julio de 2019[17].

Veremos qué decisión se toma, pero lo cierto es que más allá de las incertidumbres sobre la marcha de la economía mundial, el BCE sigue sin acercarse a su objetivo de estabilidad de precios, definido como una tasa de inflación inferior pero cercana al 2 por ciento en el medio plazo, ya que su boletín económico de junio de 2019 estima que el incremento de los precios en el año en curso será del 1,3 por ciento, del 1,4 en 2020, y del 1,6 en 2021[18].

Urge pues, para apuntalar el crecimiento, y sobre todo la creación de empleo en la Eurozona, volver a poner en marcha el programa de compra activos, incluyendo deuda pública pero también acciones, y establecer una línea directa de liquidez en favor de los cuentacorrentistas, lo que impulsaría el consumo, tal y como viene proponiendo desde hace años la campaña “Qe for the people”[19].

______________________________________________________________

[1] Véase “Weidmann casts a shadow over the ECB”, Financial Times, 12 de junio de 2019.

[2] Esta medida monetaria, por cierto, fue declarada conforme a los Tratados. Véase la sentencia del Tribunal de Justicia del 11 de diciembre de 2018, en el Caso C-493/17: http://curia.europa.eu/juris/document/document.jsf?docid=208741&mode=req&pageIndex=1&dir=&occ=first&part=1&text=&doclang=ES&cid=1105427 [accedido el 7 de julio de 2019].

[3] Véase Munchau, Wolfgang, “The eurozone faces sleepwalking into a downturn”, Financial Times, 17 de diciembre de 2018.

[4] Si bien ha continuado reinvirtiendo el principal de los bonos adquiridos al momento de su vencimiento.

[5] Véase “Inflación, crecimiento y política monetaria”, https://www.fundacionsistema.com/inflacion-crecimiento-y-politica-monetaria/ [accedido el 7 de julio de 2019].

[6] Véase “El Banco Central Europeo anuncia el fin del programa de compras”, https://www.fundacionsistema.com/el-banco-central-europeo-anuncia-el-fin-del-programa-de-compras/ [accedido el 7 de julio de 2019].

[7] Véase “German car industry woes leave ECB in a jam”, Financial Times.

[8] Véase “The ECB should extend its bond-buying programme”, Financial Times, 19 de noviembre de 2018.

[9] Véase “The ECB must retain its options to react swiftly”, 22 de noviembre de 2018.

[10] Véase “The Eurozone faces sleepwalking into a downturn”, Financial Times.

[11] Véase European Central Bank, Monetary Policy Decisions: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2019/html/ecb.mp190307~7d8a9d2665.en.html [accedido el 7 de julio de 2019].

[12] Véase, al respecto, Ruiz Devesa, Domènec: “El BCE debiera reactivar el programa de compras de deuda soberaba si esta tendencia se consolida en el próximo trimestre, o bien valorar alternativas hasta ahora no utilizadas, como la adquisición de acciones, o la transferencia directa de liquidez a los residentes de la zona euro”, en “La marcha atrás del Banco Central Europeo”, 16 de marzo de 2019, https://www.fundacionsistema.com/la-marcha-atras-del-banco-central-europeo/ [accedido el 7 de julio de 2019].

[13] Véase European Central Bank, Monetary Policy Decisions: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2019/html/ecb.mp190410~3df2ed8a4c.en.html [accedido el 7 de julio de 2019].

[14] Véase European Central Bank, Monetary Policy Decisions: https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2019/html/ecb.mp190606~1876cad9a5.en.html [accedido el 7 de julio de 2019].

[15] Véase “ECB president feels the heat as investors watch Fed and Bank of Japan for rate hints”.

[16] Véase “Twenty Years of the ECB´s monetary policy”: https://www.ecb.europa.eu/press/key/date/2019/html/ecb.sp190618~ec4cd2443b.en.html [accedido el 7 de julio de 2019].

[17] Véase Samson, Adam, y Claire Jones: “Departing ECB president Mario Draghi is expected to launch fresh policy stimulus, including interest rate cuts and further bond purchases, during his final months in office. The bank´s governing council next meets on July 25”, en “German factory orders suffers big drop”, 6-7 de julio de 2019.

[18] Véase European Central Bank, Economic Bulletin, 4/2019: https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/ecbu/eb201904.en.pdf?c439968b63a8b8454008b35cec6c7814 [accedido el 8 de julio de 2019].

[19] Véase https://positivemoney.org/what-we-do/qe-for-people/ [accedido el 8 de julio de 2019].