DEMASIADOS JUEGOS DE TRONOS

simancas60716

La gestión que Rajoy está haciendo de los resultados electorales del 26 de junio resulta frustrante para la mayoría de los españoles. El tratamiento que los principales medios de comunicación están haciendo del proceso para la formación de Gobierno tampoco es fácil de entender.

Pareciera como si la gestión lógica de la sentencia electoral hubiera de derivar necesariamente en una intrincada red de intrigas palaciegas y en un pulso subterráneo entre distintas estrategias de comunicación. Ni rastro de un horizonte de país a proponer o de algo parecido a un catálogo de soluciones para los problemas más urgentes…

Rajoy juega al despiste. Mientras hace el discurso sobre la imposible gran coalición, tantea a los nacionalistas conservadores y ningunea a su rival Ciudadanos. Rivera procura hacerse valer sacando a relucir sus vetos un día, para disimularlos al día siguiente. Iglesias retuerce su retorcida retórica para intentar explicar lo inexplicable: aquel gran asalto a los cielos que se quedó en un gran regalo a Rajoy para que siguiera gobernando aquí en la tierra…

Unos medios hacen el juego al PP dando a entender que la responsabilidad para la formación de gobierno depende más de quien perdió las elecciones que de quien las ganó. Algunos medios hacen el mismo juego presentando como terribles batallas cainitas el lógico debate interno entre aquellos que no cumplieron sus objetivos electorales. Y otros medios cambian las encuestas/apuestas ya fallidas sobre el sorpasso por las adivinaciones que también fallarán sobre la gran coalición, sin un ápice de disculpa y sin cambiar un ápice sus aviesas intenciones…

Pero es que en estos días los españoles han tenido noticia de que contamos con casi cuatro millones de parados, de que más de nueve de cada diez contratos firmados en junio fueron temporales o a tiempo parcial, de que 48 de cada 100 parados carece de ayuda pública, de que en más de 700.000 hogares de parados no entra renta alguna, de que nuestro paro juvenil es el más alto de Europa tras Grecia…

Y en estos días hemos sabido que el fondo de reserva creado para asegurar el cobro de las pensiones se ha reducido de 67.000 millones en 2011 hasta poco más de 25.000 millones, y que a este ritmo Rajoy dejará el fondo a cero durante el próximo año 2017.

Y es que en estos días hemos tomado nota de que cerca de cien mil españoles, precisamente entre los más y mejor formados, tuvieron que emigrar en 2015 a otros países para encontrar un empleo y escapar de la marginalidad social.

Y también hemos sabido que otros tantos españoles tuvieron que dejar de cursar estudios superiores el año pasado por la imposibilidad de hacer frente a los precios de las matrículas.

Es cierto que contemplar la política como una especie de “juego de tronos”, en el que se suceden las intrigas, los pactos, las traiciones y los conflictos por el poder, puede resultar entretenido y, desde luego, de interés para las audiencias televisivas.

No obstante, el interés de los españoles pasa en mayor medida porque aquellos que ganaron las elecciones procuren formar Gobierno cuanto antes, y que aquellos que perdimos las elecciones podamos ejercer las tareas de oposición y propuesta lo antes posible también. Y que unos y otros trabajemos para dar solución a los problemas de los españoles, dejando los guiones dramáticos y los efectismos para las series de televisión.

La política es, o debiera ser, algo más serio.