Categoría: Políticas de la Tierra

¿CÓMO Y PARA QUIÉN SE TOMAN LAS DECISIONES PRESUPUESTARIAS QUE AFECTAN AL TERRITORIO?

Antonio Serrano

10 Dic, 2012

Acaba el año y como siempre sucede en estas fechas, una de las tareas más acuciantes de los Parlamentos españoles es la negociación de las partidas presupuestarias a incluir en los Presupuestos del año que viene, en esta ocasión el 2013. Para esta negociación los gestores de las haciendas correspondientes suelen dejar un volumen de recursos no asignados que permiten llegar a acuerdos políticos, o satisfacer deseos urgentes que permitan apuntar proyectos o actuaciones en el presupuesto, aunque sea con cantidades mínimas, pero que den visibilidad al proyecto para próximos presupuestos.

La razón de esta urgencia para los interesados es sencilla: incluir una actuación o un proyecto en los presupuestos, aunque sea con cantidades mínimas, tiene un gran beneficio político y permite vender que se ha iniciado la actuación por muy pequeña que sea la cantidad asignada. Y tiene otra consecuencia importante: una vez colocada una actuación, con nombre y apellidos en un presupuesto, la retirada de la partida correspondiente tiene un coste político, de agravio a los que se veían beneficiados por la misma, que pocos partidos se suelen atrever a afrontar. Y ello porque los medios de difusión local convierten esa retirada en un agravio comparativo al conjunto de los ciudadanos del área de influencia de la actuación, al margen de que, en algunas ocasiones, muchos de ellos puedan verse objetivamente más bien perjudicados que beneficiados por la misma. Pero siempre la referencia comparada a que el municipio tal, o la comarca, provincia o Comunidad Autónoma que corresponda, ha obtenido más o mejor que nosotros, y que encima nos quitan la actuación “fulanita” metida con gran trabajo por “menganito”, suelen ser procesos de consecuencias más que suficientes para que los políticos del área hagan más que lo imposible para evitar la desaparición de la actuación correspondiente.

¿POR QUÉ LA CIUDADANÍA NO REACCIONA ANTE LOS PERJUICIOS QUE LE PRODUCEN LOS CAMBIOS EN LAS LEYES AMBIENTALES?

Antonio Serrano

25 Oct, 2012

En un artículo de principios de febrero de este año señalaba que, a la luz de las declaraciones y actuaciones del nuevo Gobierno, se iniciaba una nueva época en la sociedad española, que iba a venir marcada por una contrarreforma regulatoria que, previsiblemente, nos llevaría a un fuerte recorte en algunas libertades sociales, a un retroceso en la calidad ambiental, a una profundización en la recesión y pérdida de bienestar social, y a la agudización de los problemas ligados a las Políticas de la Tierra.

POLÍTICAS DE LA TIERRA EN UNA ESPAÑA DEPRIMIDA

Antonio Serrano

11 Oct, 2012

Depresión tiene muchas acepciones y en España me parece que vamos a tener que acostumbrarnos a todas ellas. No podemos hablar de depresión económica (aunque en ello está nuestro Gobierno) porque, aunque tenemos recesión (varios trimestres con el PIB en descenso) la inflación, por mor de los precios externos de una energía de la que dependemos totalmente del exterior y de los sucesivos incrementos de impuestos con que nos regale este Gobierno, está en niveles que no nos permiten hablar de depresión sino más bien de rece-flación (recesión con inflación). Pero España si está deprimida en otra de las acepciones que recoge la Real Academia para este concepto: “Humillar, rebajar, negar las buenas cualidades de una persona o cosa”, porque esa está siendo la situación hacia la que la población siente que se nos está llevando, desde unas posiciones políticas e ideológicas que sólo parecen beneficiar a los que más tienen y a los que, curiosamente, son los responsables de la situación en que nos encontramos, porque han sido los más beneficiados y los promotores de las dinámicas que nos han conducido hasta ellas. Sólo así se puede entender que en los últimos datos de la Contabilidad trimestral presentados por el INE disminuya la renta disponible de los hogares y de las administraciones, pero se incremente el excedente de explotación de empresas y sobre todo, y mucho, de las empresas financieras.

DESARROLLO SOSTENIBLE, BIENESTAR Y POBREZA

Antonio Serrano

27 Sep, 2012

Para los docentes octubre es el inicio de un nuevo curso y también el inicio de un nuevo periodo de trabajo y de reflexión. Reflexión absolutamente necesaria en un país en el que la situación socioeconómica, ambiental y territorial no va por buenos rumbos y en el que la tendencia, tras otro nuevo mes del nuevo Gobierno, no hace más que empeorar.

Llegábamos al inicio del verano con la decepción del Documento final de la Conferencia de Naciones Unidas de Rio+20 “El futuro que queremos”, donde los compromisos y avances sobre Conferencias y Reuniones anteriores eran prácticamente nulos. Pero, donde, no obstante, había un compromiso común de incorporar los Objetivos del desarrollo sostenible a las líneas directoras de las políticas de los distintos países signatarios y, en particular, de España. En concreto, en el primer apartado de las citadas Conclusiones: “I. Nuestra visión común” se incorporan dos principios básicos claros:

SEQUÍAS E INCENDIOS. ¿UNA REALIDAD INEVITABLE?

Antonio Serrano

6 Sep, 2012

Tras el invierno viene la primavera, y después el verano y, tras él, el otoño, con características claramente diferenciadas en países como España, al menos por ahora, aunque el cambio climático parece conducirnos hacia esquemas más cálidos e indiferenciados entre primavera-verano y otoño-invierno. De la misma manera, las sequías y los incendios se reiteran periódicamente con una secuencia clara, aunque con la misma variabilidad que en las estaciones del año, en cuanto a déficits hídricos, superficies quemadas y consecuencias sobre nuestros territorios.¿Significa esto que sequías e incendios son procesos cuyas consecuencias ha de soportar la sociedad como un coste inevitable? Claramente, no; pero incomprensiblemente, con periodicidad machacona, los procesos se reiteran y la alarma social se dispara por parte de los medios de comunicación.

¿QUÉ PRETENDEN CON NUESTRAS COSTAS?

Antonio Serrano

26 Jul, 2012

La respuesta a la pregunta del enunciado de este artículo es clara, y coincide con las razones de muchas otras de las políticas que lleva desarrollando este Gobierno desde su acceso al poder en las elecciones de noviembre: beneficiar a sus clientes a costa del interés general y del bienestar del conjunto de los ciudadanos.

En un artículo de principios de febrero de este año señalaba que, a la luz de las declaraciones y actuaciones del nuevo Gobierno, se iniciaba una nueva época en la sociedad española, que iba a venir marcada por una contrarreforma regulatoria que, previsiblemente, nos llevaría a un fuerte recorte en algunas libertades sociales, a un retroceso en la calidad ambiental, a una profundización en la recesión y pérdida de bienestar social, y a la agudización de los problemas ligados a las Políticas de la Tierra. Las políticas y los errores cometidos por el Gobierno han sido todavía peores de lo previsto y han resultado en situaciones absolutamente incompatibles con un desarrollo socioeconómicamente cohesionado, ambientalmente sostenible y territorialmente equilibrado, que son las pautas tradicionales de lo que se denomina la senda del desarrollo sostenible.

INCENDIOS FORESTALES. EL COSTE DE NO ACTUAR: DE UN PAÍS EN LLAMAS

Antonio Serrano

13 Jul, 2012

Estamos a mitad de un muy complicado verano en lo que a incendios se refiere. La fuerte sequía, a pesar de la abundante lluvia de estos años pasados, viene acompañada esta vez de las temperaturas más altas registradas en el mes de Julio, en ocasiones con fuertes vientos continuados. Pero estas condiciones suceden cada cierto número de años, no es la primera vez.

Se ha escrito, y es cierto, que un bosque tarda en formarse como tal entre docenas y cientos de años y, sin embargo, su desaparición por incendios o talas se produce en tan solo unos minutos; por ello es evidente que no podemos descuidarnos estos minutos para conservar algo tan frágil como son los bosques…

A las sucesivas olas de calor le sucederán, cuando llegue el otoño, lluvias torrenciales. Y esto sucede cada cierto número de años: sobrevienen sequías, se producen períodos de altos vientos y se producen grandes incendios, pero parece que nos coge por sorpresa otra vez…

¿CUÁNTO VALE EL SUELO?

Antonio Serrano

2 Jul, 2012

Dos de las noticias que pueblan estos días los periódicos del país, el rescate de España y la crisis de nueve de las autopistas de peaje, inciden muy directamente en la contestación a la pregunta que titula este artículo: ¿cuál es el valor del suelo en España?.

Inmediatamente todo el mundo respondería, obviamente, que este valor depende de donde se localice el suelo, de qué tipo de suelo se trate, de su uso y de sus características intrínsecas. Es más, si acudimos a las estadísticas oficiales obtendremos dos grandes grupos de valores del suelo: los proporcionados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente para el suelo agrícola, y los proporcionados por el Ministerio de Fomento para el suelo urbano.

Aunque no es nuestro objetivo hacer un análisis estadístico de las cifras resultado de uno y otro, sí es conveniente considerar algunos aspectos que permiten enmarcar de qué estamos hablando cuando nos referimos al valor del suelo y a los tipos de valores que un mismo suelo puede tener según cuales sean sus circunstancias. Así, es conveniente señalar que el Ministerio de Agricultura, en la que denomina Encuesta de Precios de la Tierra, da una valoración para el precio (valor de cambio) del suelo agrícola que varía tremendamente según el uso y características asociadas. De esta manera, para 2010, con datos publicados en octubre de 2011, señalaba un precio medio para España de 1,02 euros el metro cuadrado y una evolución de este precio, desde 1983 a 2010, que cuadra perfectamente con la evolución de las dos burbujas inmobiliarias características de estos años: entre 1984 y 1988 el precio sube un 4,3% de media anualmente en precios constantes (fase alcista de creación de la burbuja inmobiliaria española de los ochenta); entre 1988 y 1993 el precio desciende un 7,5% de media anual en precios constantes (fase de estallido de la burbuja de los ochenta); entre 1993 y 2007 el precio sube un 5,4% de media anualmente en precios constantes (fase alcista de creación de la últimaburbuja inmobiliaria); y, finalmente, entre 2007 y 2010 el precio desciende un 3,7% de media anual en precios constantes (fase de estallido de la última burbuja).

Y de lo nuestro ¿qué?

Antonio Serrano

14 Jun, 2012

Muchos científicos y ciudadanos, e incluso políticos éticos, vienen desde hace más de treinta años defendiendo la necesidad de modificar el modelo de crecimiento imperante, manifestando su insostenibilidad ambiental, su injusticia social y su falta de racionalidad a largo plazo.

El sábado 9 de junio de 2012 pasará a la historia como el día que fue necesaria una intervención del Eurogrupo para rescatar a España de la crisis financiera generada por la especulación urbanística que afecta a una parte sustancial del sistema (del orden de la tercera parte) y de la falta de confianza creciente –manifestada objetivamente por la salida de capitales del país, las dificultades para la refinanciación privada y por las duras exigencias para comprar su deuda, la conocida como prima de riesgo encastrada por encima de los 500 puntos básicos- en un Gobierno que había pensado que con políticas radicales de derecha neoliberal iba a convencer al capital financiero-especulativo internacional y a la derecha alemana (ambos, corresponsables de la situación y fuertemente beneficiados en el proceso) de que podían confiar en España y echar una mano para salir de la crisis a la que nos había llevado la especulación contra el euro, la especulación inmobiliaria y su relación con una parte muy sustancial de la economía española, unido a la falta de medidas correctoras europeas y españolas adecuadas, fundamentalmente desde 2008.

RECORTES Y PRIVATIZACIÓN TAMBIÉN EN NUESTRAS COSTAS

Antonio Alaminos

24 May, 2012

Hace más de un año, con otro Gobierno en la Moncloa, publicaba en la Revista de FUNDICOT un artículo con el título “¿Es razonable la actual política de las Administraciones Públicas para nuestras costas?” donde me refería a la puesta en cuestión de la Ley de Costas española –Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas- que ha sido uno de los referentes internacionales en la configuración de comportamientos sobre el litoral. Hoy, catorce meses después y con un Gobierno de signo muy distinto en sus intereses y enfoques, nuevamente el riesgo de reforma de la Ley de Costas aparece no ya como una amenaza más o menos cierta, sino como una realidad concreta.

En el citado artículo señalaba que la cercanía del primer plazo de 30 años de concesión (que puede ser ampliado en otros 30 años) que se cumple en 2018 para las actividades localizadas en el dominio público marítimo-terrestre y la dinamización de su aplicación en la legislatura 2004-2008, tras un largo período (desde 1996) de una cierta laxitud en su aplicación, habían llevado a que se multiplicasen los ataques a esta Ley, y a que se olvidasen las obligaciones constitucionales respecto a los dominios públicos hidráulicos y marítimo-terrestres, y, sobre todo, los riesgos sobre los bienes y las personas que implica la permisividad de actividades sobre los citados dominios públicos, tal y como periódicamente nos demuestra la naturaleza (temporales, riadas, inundaciones y sus correspondientes declaraciones de zonas catastróficas con compensaciones cubiertas con los impuestos de todos los ciudadanos).