250 NÚMEROS DE SISTEMA

Con la última entrega de la revista SISTEMA hemos llegado a la cifra de 250 números. Doscientos cincuenta números que a lo largo de 45 años constituyen toda una biblioteca de Ciencias Sociales y Políticas.

El primer número de SISTEMA tenía fecha de enero de 1973, aunque el proyecto llevaba preparándose desde hacía más de un año. Por un lado, un grupo de jóvenes –muy jóvenes− profesores (PNN, como se decía entonces) y estudiosos de ciencias sociales estábamos preparando una Revista de Ciencias Sociales, de la que habíamos iniciado los trámites que se necesitaban entonces y habíamos preparado un diseño de maqueta y de portada. Y, por otro lado, Elías Díaz y un grupo de académicos de Filosofía y de diversas disciplinas jurídicas –algo mayores que nosotros− llevaban también tiempo pensando en una revista, de la que habían registrado el nombre de SISTEMA.

Mi coincidencia con Elías Díaz al frente del Instituto de Técnicas Sociales, amparado por la Fundación Fondo Social Universitario, que presidía Joaquín Ruíz-Jiménez en paralelo a Cuadernos para el Diálogo, nos permitió aunar proyectos y esfuerzos. De forma que de aquella síntesis surgió una nueva publicación llamada Sistema. Revista de Ciencias Sociales. Síntesis en el nombre y en las personas y generaciones.

La nueva revista se orientó desde el principio en una perspectiva vinculada al socialismo democrático, con apertura a las corrientes de pensamiento progresistas y con una inspiración netamente académica y de exigencia del rigor en los textos publicados. Textos que eran objeto de evaluación y selección previa por dos miembros del Consejo Asesor, más allá de las modas que vendrían después.

En los primeros números de la revista se publicaron artículos de algunos de los más destacados intelectuales españoles, como Aranguren, Tuñón de Lara, Tierno Galván, Juan Linz, Fernando Claudín, Emilio Lledó, Tomás y Valiente, Gustavo Bueno, Javier Muguerza, Castilla del Pino, Carlos París, José Antonio Maravall, Fernando Morán y un largo etcétera. A lo largo de los años, en las páginas de SISTEMA han colaborado gran parte de los académicos e intelectuales más prestigiosos de España, así como figuras internacionales de gran prestigio, como Norberto Bobbio, Rodolfo Mondolfo, Iring Fetscher, José López Morillas, Renato Treves, Passerin D’Entreves, García Bacca, Alessandro Baratta, Agnes Heller, Inmanuel Wallerstein, Peter Glotz, Gösta Rehn, Ernest von Weizsäcker, Alexander King, Oliver Todt, Paul Samuelson, Dani Rodrik, Lee M. Silver, Leonardo Morlino, Benjamin Barber, Branko Milanovic, Ulrich Beck, etc.; y de hispanistas como Paul Preston, Guy Hermet, Juan Marichal, Jean Becarud, etc.

Especial mención cabe hacer a los números monográficos, empezando por el número 11 (octubre de 1975), dedicado a Pablo Iglesias, en el que se publicaron textos del propio Pablo Iglesias y de Julián Besteiro. Precisamente, este número fue objeto de una intervención por parte del Tribunal de Orden Público, citándose a declarar al que entonces era director, Elías Díaz, y al propio Pablo Iglesias. Lo que dio lugar a que el juez preguntara a Elías por qué no había comparecido Pablo Iglesias. A lo que este replicó que ya había muerto. “Vaya –dijo el juez− lo siento. ¡Pero, hay que ver las cosas que escribía!”.

La atención a las grandes cuestiones relacionadas con la situación de España, de Europa y del Mundo ha sido una constante a lo largo de la vida de SISTEMA. Lo que permite calificar a esta revista como una publicación comprometida y rigurosa a la vez.

Esta atención se ha venido polarizando especialmente en los números monográficos, desde el primero (nº 11), dedicado a Pablo Iglesias en el 50 aniversario de su muerte, el nº 15 (octubre de 1976) sobre “Problemas actuales del socialismo español”, en el que colaboraron, entre otros, Felipe González, Alfonso Guerra, Gregorio Peces-Barba, Fernando Claudín, Ignacio Sotelo, Elías Díaz, etc. O el número 17-18, dedicado a “Socialismo y Constitución”, publicado en abril de 1977, en un momento crucial del debate constitucional en España.

En este sentido, la revista SISTEMA ha estado presente y ha intentado realizar aportaciones en muchos de los momentos y procesos cruciales del momento político y sociológico: en la dinámica de la Transición Democrática española, en el debate sobre el marxismo (nº 29-30, mayo 1979), en el proceso de europeización, en la política de defensa y seguridad, en la propuesta de modernización del 82, en la crítica al aumento de las desigualdades nacionales e internacionales, en el análisis de la revolución tecnológica, en los efectos de la robotización y en la crisis del trabajo, en la problemática de la exclusión social, el futuro del Estado de Bienestar, en los problemas medioambientales, en las cuestiones demográficas, en los problemas de la discapacidad, en las relaciones de Europa y España con América Latina, en la vigencia de Keynes, en la inmigración, en la exclusión social, en los nuevos problemas de los jóvenes, en la problemática comparada de los gobierno de coalición, etc.

En las páginas de SISTEMA durante estas cuatro décadas se han podido encontrar análisis, datos, valoraciones, previsiones, fundamentaciones y argumentaciones que han intentado ayudar a afrontar en las mejores condiciones problemas y dilemas importantes. Y siempre se ha intentado hacer desde el rigor, la apertura de miras y la pluralidad de enfoques y opiniones.

En esta dilatada trayectoria de 44 años, lógicamente, la revista SISTEMA ha pasado por diferentes vicisitudes y ha contado con el apoyo de diferentes instituciones y personalidades. Primero fue la Fundación Fondo Social Universitario de Ruíz-Jiménez, luego el CEDIS (Centro de Estudios, Documentación e Información Socialista), de la Fundación Pablo Iglesias de Andalucía (del nº 22 al 36) y, finalmente, desde 1981 la propia Fundación Sistema, puesta en marcha, precisamente, a partir de la revista SISTEMA. Fundación que ha sido presidida hasta septiembre de 2017 por Alfonso Guerra y dirigida por mí, que a partir de esa fecha he pasado a desempeñar también la Presidencia.

A lo largo de estos años ha sido fundamental la labor de Elías Díaz, sobre todo en los primeros tiempos, así como la de María Jesús González, en las tareas generales de la Fundación. Margarita González Rojo fue Secretaria desde julio de 1988 hasta noviembre de 2000, fecha en la que fue sustituida por Rosario Sánchez Morales hasta el presente; período importante en el que ha sido necesario adaptarse a las nuevas exigencias formales y funcionales para este tipo de publicaciones académicas. Por lo tanto, hay mucho que agradecer a estas personas, así como a todos los que trabajan o han trabajado en la Fundación Sistema (Luis José Rodríguez, Raúl Elvir y Carmen Maeso, sobre todo) y a los miembros del Consejo de la Revista. Consejo en el que apenas ha habido cambios desde el principio, excepto en lo que se refiere a la incorporación de algunos jóvenes profesores y a varias figuras señeras de la sociología internacional (Adam Schaff, Alain Touraine, Ulrich Beck, Göran Therborn, Alberto Martinelli, Leonardo Morlino, Claus Offe, Philippe Schmitter, Diego Valadés, Jean Ziegler, etc). A todos estos, y sobre todo a los autores, se debe mucho de lo que ha hecho posible que esta revista se haya publicado ininterrumpida y puntualmente durante tanto tiempo. Y que lo haya hecho cumpliendo unos niveles de calidad que permiten que sus textos estén referenciados en las principales bases de datos de citación internacional, incluyendo SCOPUS, siendo una de las revistas de ciencias sociales en español de mayor circulación y más ampliamente citadas.

Durante estos años, en SISTEMA se han publicado cerca de 2.000 artículos y textos académicos y más de 3.000 reseñas bibliográficas y críticas de libros.

Algunos nos han comentado a lo largo del tiempo que es un “auténtico milagro” que SISTEMA continuara publicándose, teniendo en cuenta que detrás de SISTEMA no se encuentra ninguna Universidad, ni ningún organismo, ni institución pública, con recursos económicos garantizados. Lo cual es algo excepcional en este tipo de publicaciones. Sobre todo teniendo en cuenta su dilatada vida. Pero, lo cierto es que este tipo de hechos no se explican por circunstancias milagrosas, sino por la dedicación de muchas horas de trabajo y por un esfuerzo constante y tenaz de programación y dedicación. Lo que ha permitido que 44 años después el número 249-250 de SISTEMA apareciera exactamente en el mes de enero de 2018, al igual que el primero se publicó también puntualmente en enero de 1973.

Precisamente, en este horizonte temporal, los que hacemos y programamos la revista hemos querido estar presentes con un número monográfico sobre Ciencia en sociedad, en unos momentos en los que en España la Ciencia está siendo sometida a unos recortes, unas dificultades y unos enfoques impropios que, nuevamente, ponen a nuestro país en riesgo de perder la oportunidad histórica de estar a la vanguardia en un asunto tan crucial para las sociedades de nuestro tiempo como es la investigación científica.

Por eso, espero que mucho de lo que se dice en este número de SISTEMA, coordinado por tres expertos eminentes como Emilio Muñoz, Miguel Ángel Quintanilla y Santiago López, sea objeto de la misma atención y traducción práctica que merecieron otros números monográficos de SISTEMA a lo largo de los últimos 44 años. Si es así, por lo menos podremos decir que continuamos contribuyendo a apoyar iniciativas importantes y a abrir caminos necesarios. Lo cual no es poco para los que hemos hecho de la labor académica y el esfuerzo analítico e intelectual la razón de nuestra vida. Y no siempre en las mejores condiciones posibles. Por lo que algunos pensamos que hay ciertas razones para sentirnos satisfechos. Al menos por no dar la espalda al compromiso con nuestra sociedad.